Enviar
China proyecta empresas culturales en Latinoamérica

China se ha propuesto impulsar su industria cultural para convertirla en uno de sus polos empresariales fuertes, y América Latina debe contribuir a ello a través de producciones conjuntas con el país asiático, aseguró ayer a Efe el ex embajador chileno en la capital china, Fernando Reyes Matta.
Ése es el mensaje que Reyes, actual director del Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China, pretende trasladar en su visita a Pekín, donde ayer ofrece una conferencia sobre la oportunidad que se le presenta a Latinoamérica con el nuevo panorama cultural del país asiático.
"Las industrias culturales constituyen un nuevo espacio para las relaciones entre China y América Latina. Éste es el punto de partida. Hay que comenzar a trabajar desde la base: cómo producimos telenovelas, películas o incluso videojuegos... En conjunto", destaca el investigador chileno en una entrevista con Efe previa a la ponencia.
Y es que, para Reyes, América Latina no debe dejar pasar este momento crucial: "En el XII Plan Quinquenal 2011-2015, China se ha propuesto que su área cultural llegue a constituir el 5% de su PIB. Ahora es el 2,4%. Tienen una clara apuesta política para empujar y desarrollar sus empresas culturales".
"Hubo un momento en que Latinoamérica miraba a Europa para ver cómo construíamos un relato cultural común. La globalización del s.XXI nos abre la puerta para ver cómo construimos el relato global común con China", indica Reyes.
Iberoamérica, destaca, tiene una "fuerza muy importante" en el ámbito cultural que puede ayudar a que China dé el impulso al sector.
"Los directores chinos tienen que recorrer América Latina y hablar con nuestros creativos. Conocerse. Crear un nosotros cultural, que aún no se ha generado", explica Reyes, quien fue embajador de Chile en Pekín de 2006 a 2010.
El también investigador señala, además, algunas de las similitudes que unen ambas zonas geográficas: "Países como México o Brasil tienen una importante producción cultural, pero no logran llegar bien al consumo. A China le pasa lo mismo. Todos tienen buenas películas, ¿pero quién las ve internacionalmente?".
Según adelanta el ex embajador, ya ha habido conversaciones para concretar nuevos espacios, como los que mantuvo la cadena mexicana Televisa para producir telenovelas que gusten en China pero también en América Latina.
Sin embargo, hace falta más. "Hay que impulsar seminarios o encuentros de directores de cine y guionistas, de un lado y otro; reuniones de expertos de industrias culturales con el mundo chino, por ejemplo", aconseja.
Aunque las limitaciones de la industria cultural china pueden impedir que esto ocurra, el ex embajador asegura que este aspecto también forma parte del debate en el país asiático.
"No cabe duda de que una de las claves en China es asumir que, junto con la inversión, hay que colocar la creación. El problema de la creación es que reclama espacios más abiertos para volar", manifiesta Reyes.
Los nuevos líderes que saldrán elegidos en noviembre, tras la celebración del VIII Congreso del Partido Comunista, tendrán que "absorber" esta nueva situación, a la que se suma, indica el investigador, la nueva fuerza de las redes sociales.
No obstante, el ex embajador recuerda y advierte que en China todo "tiene su tiempo", y destaca que lo "importante" es que están plasmadas las decisiones.

Pekín/EFE

Ver comentarios