China busca acabar con duopolio de Airbus y Boeing
Enviar
China busca acabar con duopolio de Airbus y Boeing

Shangái -- China busca incursionar en la industria mundial de aviones comerciales con una aeronave apodada “el avión grande” con la que busca romper el duopolio de Boeing Co. y Airbus SAS en el mercado, que mueve $70 mil millones al año.
La gubernamental Commercial Aircraft Corp. de China presentó el martes en una exhibición en Hong Kong su modelo C919 para 168 pasajeros que entrará en servicio en 2016. Comac está promoviendo el avión como una alternativa más barata que utiliza hasta un 15% menos combustible que el 737 de Boeing y el A320 de Airbus, que dominan el mercado de aviones de un solo pasillo.

“Tienen una buena combinación de tecnologías y estándares occidentalizados”, dijo Christof Spaeth, vicepresidente sénior de Jet Aviation AG, filial con sede en Zúrich de General Dynamics Corp. que adapta los aviones a las necesidades de los clientes, mientras revisaba el modelo C919 en la exhibición. “Así que podría abrirse paso del mercado nacional a algunos mercados internacionales. No es fácil, pero hay posibilidades”.
Los planes de China subrayan su ambición de pasar de ser un ensamblador de bajo coste de Japón y las economías occidentales a incursionar en industrias establecidas como la construcción de barcos, la telefonía móvil y la automovilística. Mientras Boeing y Airbus encaran demoras en la producción de sus propios modelos, China ha adelantado el primer vuelo de prueba del C919 a 2104. Boeing pronostica que China necesitará 3.710 aviones nuevos en los próximos 20 años.
Desarrollar un nuevo avión comercial de un solo pasillo puede costar unos $5 mil millones y llevarle entre cinco y seis años a un fabricante de aviones con una infraestructura establecida y recursos de ingeniería, mientras que un modelo de fuselaje amplio puede costar hasta el doble. Crear dichos programas costaría un múltiplo para una empresa que está incursionando en el mercado, dijo Nick Cunningham, analista aeroespacial de Evolution Securities en Londres.
China presentó sus planes para el modelo por primera vez a finales de 2008 y originalmente programó que el avión entraría en servicio en 2020. La aceleración del desarrollo desde entonces contrasta con la situación de Boeing, que se ha retrasado dos años y medio en su avión 787 de fuselaje ancho, mientras que Airbus se ha centrado en desarrollar su modelo A350 de tamaño intermedio. Esto ha dejado a ambas empresas con menos recursos para destinar a nuevas versiones de sus modelos de un solo pasillo, los de mejor venta.
Comac, respaldada por el Gobierno chino, fue creada en 2008 con una inversión inicial de unos $2.800 millones y tiene su sede en Shanghái. La compañía incluye activos de las estatales Aviation Industry Corp. de China I y II que ya participan en el programa de aviones regionales de China.

Ver comentarios