Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



GLOBAL


La guerra se expande al resto del mundo

China vs Estados Unidos: Entender el conflicto en 5 pasos

México, Rusia y la Unión Europea se suman a los reclamos

Javier Adelfang [email protected] | Viernes 20 julio, 2018

China
Shutterstock/ La República


La escalada en la guerra comercial parece no tener freno, el gobierno de Donald Trump trabaja en nuevas medidas arancelarias que afectarían a productos chinos por valor de $200 mil millones.

En medio, son varios los frentes de batalla que Estados Unidos tiene abiertos.

Al conflicto con China hay que sumarle el que tiene con México y Canadá por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés), con la Unión Europea y recientemente con Rusia.

La ley del Talión se hace presente en esta batalla que apunta a reconfigurar el mapa del comercio mundial.

En el medio, los consumidores del mundo se verán afectados con productos más caros.

Pero ¿cómo empezó el conflicto?

Los motivos

El reclamo estadounidense tiene su raíz en el déficit comercial con China, que aumentó casi un 50% en los últimos diez años, pasando de $258 mil millones en 2007 a $375 mil millones el año pasado.

Además, el gobierno de Trump denuncia que las empresas de ese país son forzadas a entregar su tecnología a cambio de poder acceder al mercado chino, por lo que las medidas arancelarias actuarían como mecanismo de compensación, según afirmaron las autoridades comerciales estadounidenses.

La línea de tiempo

El 22 de marzo Estados Unidos impuso aranceles del 25% a las importaciones de acero y de 10% al aluminio, lo que afecta a productos por un valor total de $60 mil millones.

El dos de abril el gobierno chino respondió con aranceles de la misma cuantía pero afectando productos por valor de $3 mil millones.

Cuando todo parecía resolverse, el 15 de junio el gobierno de Estados Unidos impuso un arancel adicional, nuevamente del 25%, a productos chinos por valor de $50 mil millones.

Al día siguiente, China respondió con aranceles por $34 mil millones.

El 11 de julio el gobierno estadounidense afirmó que se estaban estudiando nuevos aranceles por valor de $200 mil millones, según informó Bloomberg.

Los productos afectados

Estados Unidos impuso aranceles, sobre todo a productos de alta tecnología, como respuesta a sus denuncias por robo de propiedad intelectual. Entre ellos destacan turbinas y bombas, equipos eléctricos y productos electrónicos.

Mientras tanto, China golpeó en productos desarrollados en aquellos sectores donde es fuerte el electorado de Trump, como son el agrícola, ganadero y la industria automotriz.

Los productos más afectados son la soja, carne, algodón y todo tipo de vehículos de pasajeros.

Los otros frentes abiertos

El mapa del comercio mundial que intenta dibujar el Presidente Trump no solo implica un conflicto con China, sino que tiene varios frentes abiertos.

El 31 de mayo, Estados Unidos decidió extender los aranceles al aluminio y acero a la Unión Europea, México y Canadá, lo que generó malestar entre sus socios comerciales y una oleada de respuestas.

Ese mismo día México respondió con suba de aranceles a productos agrícolas y al acero estadounidense, en la misma línea que China, como un método de presión a las bases electorales de Trump.

México advirtió que las medidas estarán vigentes estarán vigentes “hasta que Estados Unidos elimine los aranceles impuestos”.

En tanto la Unión Europea anunció, el pasado 22 de junio, aranceles a diversos productos norteamericanos por valor de $3,3 mil millones de dólares, extensivos $7,4 mil millones.

Canadá es otro de los países que decidió responder a Estados Unidos.

A Comienzos de este mes, el primer ministro de Canadá, Justin  Trudeau anunció aranceles a bienes estadounidenses por valor de $13 mil millones.

Por su parte Rusia también respondió a los aranceles al acero y aluminio y la India anunció que prepara una lista de productos a gravar en agosto.

En tanto China, Rusia, Canadá, México, India y Noruega han denunciado a Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio.

¿Quiénes se afectan?

El mayor golpe se lo llevarán los consumidores de los países que reciban imposición arancelaria, ya que los impuestos implicarán subas de precio en los productos afectados.

Además, se estima que se generará una disminución del comercio mundial que afectará el crecimiento de los países.

Costa Rica también recibiría un coletazo ya que Estados Unidos es su principal socio comercial, y toda baja del crecimiento afecta directamente a las exportaciones ticas.