Chile dejaría de ser único acreedor neto de continente americano
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

El presupuesto más austero de Chile en 14 años no impedirá que el país pierda el derecho a decir que es el único acreedor neto del continente americano en 2017.

El déficit de presupuesto se ampliará hasta 3,3% del PIB en 2017 desde alrededor de 3,1% este año, dijo el Ministro de Hacienda Rodrigo Valdés a los legisladores en Santiago el lunes. Se trata del segundo mayor déficit desde que el país regresó a la democracia hace 36 años y suficiente para que las deudas del país superen a sus ahorros, de acuerdo con el Ministerio de Hacienda.

El desplome en el precio del cobre y el aumento del gasto en educación y salud están haciendo subir la deuda en un momento en que la economía está soportando su tercer año de crecimiento lento. La respuesta de Valdés es limitar el gasto como medida precautoria para mantener la calificación de crédito del país de AA-, la más alta de América Latina. Tendrá que continuar con ese esfuerzo durante más de un año si quiere salvaguardar la reputación de Chile de prudencia fiscal, dijo el economista Felipe Alarcón.

"El escenario es preocupante porque el próximo año requerirá nueva deuda similar a la de este año", dijo Alarcón, analista de Euroamérica en Santiago. "Las agencias de crédito podrían no bajar la calificación de Chile, pero no podemos descartar un cambio de perspectiva".

El gasto fiscal aumentará 2,7%en 2017, empujando la deuda nacional a aproximadamente el 25,3% del PIB a finales del año que viene desde 20,6% en junio, dijo Valdés. El gobierno tenía $26.700 millones en fondos soberanos en mayo.

La economía más rica de América Latina crecerá 2,25% el año próximo luego de expandirse alrededor de 1,75% en 2016, pronosticó el Ministerio de Hacienda. Valdés destacó que el presupuesto de 2017 respetaría la regla fiscal para reducir el llamado déficit estructural en un cuarto de punto del PIB cada año. El déficit estructural, calculado asumiendo que los precios del cobre alcanzan las previsiones a mediano plazo del gobierno y que la economía crece en línea con la tendencia, se reducirá al 1,5% del PIB el próximo año desde el 1,7% en 2016.

"El escenario es neutral, no es bueno, pero tampoco es horrible", dijo Alarcón.


Ver comentarios