Chile abre gama de opciones para inversión en fondos de pensiones
Michelle Bachelet, presidenta chilena, durante la apertura del Intercambio de Metales en Londres. Bloomberg/La República
Enviar

Los fondos de pensiones de Chile, que manejan $176 mil millones, están a punto de obtener una gama completamente nueva de opciones de inversión.
Michelle Bachelet, presidenta chilena, firmó una ley que permitirá que las administradoras de fondos de pensiones (AFP), inviertan por primera vez directamente en compañías de capital cerrado y bienes raíces, y que compren acciones en concesiones de infraestructura. La ley entrará en vigor en 12 meses, cuando todos los reglamentos derivados estén listos.


El sistema de pensiones privado está luchando contra la disminución de sus rendimientos y la falta de opciones de inversión en el país, al mismo tiempo que muchos chilenos están protestando en contra de un pago inadecuado de pensiones. Sin embargo, no hay que esperar una diversificación de sus carteras, o un incremento en sus rendimientos, de manera repentina, dijo Osvaldo Macías, jefe del regulador de los fondos de pensiones. Los fondos necesitarán desarrollar equipos de asesores de inversión antes de que puedan hacer uso de la nueva ley.
"Será un cambio gradual, pero lo que importa es que va a abrir un nuevo mundo para las inversiones que va a crecer con el tiempo", dijo Macías en una entrevista en Santiago. "Esto no debería crear un boom el primer año".
Las AFP están llegando tarde a la fiesta. Los bancos, las aseguradoras e incluso los fondos de pensiones extranjeros, pueden invertir directamente en proyectos de infraestructura, bienes raíces y capital privado en Chile desde hace varios años.
"Creo que esto se podría haber hecho antes", dijo Macías. "Los fondos canadienses, por ejemplo, se dieron cuenta que había rentabilidad en los países emergentes e hicieron lo que nosotros estamos haciendo ahora hace años".
Los rendimientos de los fondos de pensiones chilenos promediaron un 12,3% en la década de 1980, el 10,4% en la de 1990, un 6,3% en los 2000 y solo el 4,3% desde 2010.
El nuevo reglamento exigirá que la exposición a los llamados activos alternativos incremente a por lo menos un 5% de la cartera de los fondos de pensiones, desde menos del 3% actual. Actualmente las AFP tienen que invertir en esos activos a través de fondos de inversión especializados.
"Invertir en infraestructuras o en empresas cerradas no es lo mismo que ir a comprar a la bolsa de Londres o Nueva York", dijo Macías. "Los fondos tendrán que decidir si quieren competir por sí mismos o seguir utilizando intermediarios", agregó.


Ver comentarios