Arnoldo Mora

Arnoldo Mora

Enviar
Viernes 15 Marzo, 2013

Nacionalizó el petróleo y distribuyó esos recursos en programas sociales logrando disminuir en un 50% la pobreza y en un 71% la miseria


Chávez: su huella en la historia

Nuestra América ocupa los más amplios espacios de la escena mundial en los últimos meses. Si partimos del principio de que en política no existen casualidades, debemos preguntarnos el porqué de ese inusual protagonismo.
Una de esas causas se encuentra en Venezuela con la muerte de su Presidente, la otra en el Vaticano al ser elegido papa un argentino.
Pero comencemos por hoy analizando el legado de Chávez. Su previsible muerte impactó, no solo por las desgarradoras escenas de dolor que provocó entre los sectores más pobres de su país y más allá, sino también por la repercusión que suscitó en la opinión pública mundial.
Sus honras fúnebres reunieron a 58 delegaciones de alto nivel (33 jefes de Estado, entre ellos todos los de América Latina y el Caribe, excepto Paraguay) y a más de 100 organizaciones políticas.
Los restos del líder serán dejados a la veneración de sus millones de admiradores junto a los del Libertador. Veneración semejante en nuestra región solo tiene parangón con la que el pueblo argentino ha rendido a Evita o, más allá en el espacio y el tiempo, los franceses a Napoleón, cuya tumba sigue constituyendo visita obligada en París.
Más aún, el Ministro Lurel que presidió la delegación enviada por el Presidente Hollande a los funerales de Chávez, comparó al líder bolivariano con De Gaulle, el héroe galo de la II Guerra Mundial.
Chávez constituye el inicio del siglo XXI en nuestra región. Tuvo la capacidad de trasladar, adaptándola a tierra firme, la revolución que iniciara Fidel.
Hoy la influencia de la revolución cubana se hace sentir en toda América del Sur. Chávez tuvo la capacidad de liderar un proceso antiimperialista escuchando el clamor de las mayorías, empobrecidas por las imposiciones del FMI.
Nacionalizó el petróleo y distribuyó esos recursos en programas (“misiones”) sociales logrando disminuir en un 50% la pobreza y en un 71% la miseria.
La población fue alfabetizada. Llevó (gracias a los médicos cubanos) la salud a todos los rincones del país. Aunque la inflación es alta, en 2012 logró un crecimiento de más del 5%.
Todos son datos no del gobierno sino de Naciones Unidas, las cuales lo han alabado por ser Venezuela uno de los pocos países que están cumpliendo las metas del milenio.
Como requisito para hacer la revolución social, Chávez lanzó primero la revolución política al cambiar la Constitución, con lo que pasó de una democracia representativa a una directa.
Ningún gobernante en la historia de Nuestra América se sometió tantas veces a la consulta popular como él y siempre lo hizo bajo la mirada escrutadora de organismos internacionales.
En el ámbito regional Chávez contribuyó con su indiscutible liderazgo, a la unidad política, económica y cultural de nuestros pueblos.
La huella dejada por Hugo Chávez en la historia se explica también por factores subjetivos, como su fascinante carisma personal y sus inconmensurables dotes de comunicador.
Todo lo anterior explica el desgarrante fervor que su muerte ha provocado en las grandes mayorías del mundo entero.

Arnoldo Mora