Enviar
Chávez aprovecha Cuba

Una disputa de precios entre Estados Unidos y Cuba puede haber costado a compañías estadounidenses como AT&T Inc. y Verizon Communications Inc una presencia en el mercado de telecomunicaciones recientemente abierto en la isla de Gobierno comunista.
Alcatel-Lucent SA, con sede en París, comenzó a tender un cable submarino de fibra óptica de 1.600 kilómetros entre Venezuela y la ciudad de Siboney en la costa sudoriental de Cuba el 22 de enero. El presidente venezolano Hugo Chávez elogió el vínculo submarino y lo consideró una manera de quebrar medio siglo de “bloqueo” estadounidense de Cuba.
Las compañías de Estados Unidos respaldaban un proyecto distinto de TeleCuba Communications Inc., de Miami, la cual dijo que obtuvo una licencia para construir un enlace de 110 millas de Cayo Hueso, estado de Florida, a La Habana después de que el presidente Barack Obama en 2009 relajó el embargo comercial de Estados Unidos para proveedores de servicios telefónicos. El proyecto se ha retrasado porque la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) rechazó el precio que el Gobierno del presidente Raúl Castro exigía para transmitir las llamadas.
“Es una enorme oportunidad perdida”, dijo Chris Sabatini, director primero de política del Consejo de las Américas, un grupo empresarial con sede en Nueva York. “Si uno puede entrar en un mercado anticipadamente, puede controlarlo a lo largo de la cadena de valor”.
Los 11,4 millones de habitantes de Cuba podrían convertirse en el mayor mercado de telecomunicaciones del Caribe, superando el mercado de $1.600 millones de Puerto Rico, según Pyramid Research, de Cambridge, estado de Massachusetts. Aun si el mercado sigue mayormente cerrado, el ingreso anual podría llegar a $400 millones para 2013 de los actuales $80 millones, dijo Pyramid.
En un memorando de abril de 2009, Obama, de 49 años, instruyó al Gobierno de Estados Unidos a permitir que las compañías provean servicios de comunicaciones a Cuba, diciendo que ello “reduciría la dependencia del pueblo cubano del régimen de Castro”.
Cinco meses después, TeleCuba dijo que había obtenido una licencia del Departamento del Tesoro, que supervisa la aplicación del embargo, para construir un cable de fibra óptica. En aquel entonces, TeleCuba dijo que confiaba en que el enlace de alta velocidad estuviera listo para el segundo trimestre de 2011. La compañía, que vende tarjetas de llamadas a cubano- estadounidenses, también quiere proveer servicio de “roaming” o itinerancia en Cuba para teléfonos móviles de personas en Estados Unidos.
Para seguir adelante con el proyecto, la subdirectora general de relaciones públicas de TeleCuba, Lilibeth González, dijo que era “imperativo” que la FCC suspendiera las reglas que establecen una tarifa máxima de 60 centavos por minuto que los proveedores estadounidenses pueden pagar a Cuba para conectar las llamadas. TeleCuba pidió a la FCC que la tarifa se aumentara a 84 centavos por minuto.
González dijo que habían presentado una petición al respecto a la FCC en marzo de 2010 que creían que concordaba “con las instrucciones de Obama”, dijo González en un comunicado distribuido por correo electrónico. “Mientras hemos estado esperando, el Gobierno venezolano ha estado trabajando diligentemente en su propio proyecto de fibra óptica”.
Chávez, de 56 años, llama al ex presidente Fidel Castro, de 84, una figura paterna y envía alrededor de 100 mil barriles de petróleo por día a Cuba. El 15 de enero, Chávez dijo que el nuevo vínculo acercará aún más a los dos países y beneficiará a compañías privadas venezolanas.
La relajación por Obama de las restricciones en materia de telecomunicaciones con Cuba “no fue suficiente” y contiene elementos “contradictorios”, dijo Tomás Bilbao, director ejecutivo del Cuba Study Group.
“Ninguna compañía estadounidense ha considerado atractivo hacer esa clase de inversión”, dijo Bilbao en una entrevista telefónica, y agregó que la mejora de la conectividad dificultará más que el Gobierno cubano justifique las restricciones al uso de Internet. “El vacío dejado por las sanciones estadounidenses ha brindado una oportunidad perfecta para que Hugo Chávez salve la situación”.
Cuba, que tendrá el último monopolio de telecomounicaciones de Latinoamérica cuando compañías privadas comiencen a operar en Costa Rica este año, tiene la menor tasa de penetración de teléfonos móviles en la región, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, de las Naciones Unidas.
Hasta 2008, había entre 20 mil y 30 mil teléfonos móviles en la isla caribeña, la mayoría pertenecientes a diplomáticos extranjeros y funcionarios cubanos de alto rango. El número ha aumentado a 800 mil desde que Raúl Castro, de 79 años levantó en 2008 la prohibición de tenerlos para la mayoría de la gente.
Miami
Bloomberg



Ver comentarios