Enviar
Presidente afirma que medida tiene por objetivo impulsar planes de construcción de viviendas en Venezuela
Chávez empezará nacionalización de cementeras hoy a medianoche

• Industrias del cemento tienen hasta el 31 de diciembre para transferir al menos el 60% de sus acciones al Estado venezolano.

Caracas EFE. El presidente venezolano, Hugo Chávez, afirmó ayer que a partir de la medianoche de este lunes vence el plazo para la nacionalización de las cementera mexicana Cemex, la francesa Lafarge y la suiza Holcim, por lo que su Gobierno procederá a tomar el control de esas empresas.
“Mañana a la medianoche vence el plazo para la nacionalización (...) vamos a proceder y nacionalizar las industrias del cemento”, declaró Chávez sin dar más precisiones durante su dominical programa de radio y televisión “Aló Presidente”.
El gobernante venezolano no detalló el estado de las negociaciones para la nacionalización de las cementeras ni tampoco el precio que su administración está dispuesto a pagar por ellas.
La decisión del Gobierno de asumir el control de la producción de cemento fue anunciada por Chávez el pasado 3 de abril, cuando aseveró que pagará “hasta el último centavo” por las acciones que pasen a control público.
Según el decreto que regula la nacionalización, publicado el pasado 19 de junio, los accionistas de empresas cementeras tienen un plazo de 60 días -que vence esta medianoche- para acordar los términos de “su posible participación accionarial en las nuevas empresas del Estado”, de lo contrario ésta les será expropiada.
El decreto presidencial agregó que las industrias del cemento tienen hasta el 31 de diciembre próximo para transferir al menos el 60% de sus acciones al Estado venezolano.
El grupo mexi
cano Cemex es el mayor fabricante de cemento y hormigón de Venezuela, donde posee tres plantas con una capacidad de producción de 4,6 millones de toneladas de cemento al año, y genera empleos directos e indirectos para unas 3.000 personas, según datos de la empresa.
De los poco más de diez millones de toneladas métricas de cemento producidas en Venezuela el año pasado, Cemex aportó alrededor de la mitad, en tanto que Lafarge y Holcim pusieron en el mercado el resto, prácticamente a partes iguales, según datos empresariales.
Pese a las negociaciones en curso con el Estado venezolano, Cemex-Venezuela anunció a principios de junio pasado que vendió en $355 millones las acciones que poseía en sus subsidiarias de Guadalupe, Panamá, República Dominicana y Trinidad y Tobago.
La estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), que forma parte de la Comisión Negociadora de la adquisición de las cementeras, objetó inmediatamente por “inconsulta” esa decisión de Cemex-Venezuela.
Chávez sostuvo este domingo que decidió nacionalizar las industrias productoras de cemento “para lanzar con fuerza el plan de construcción de viviendas en el país”.
El jefe del Estado se ha quejado reiteradamente de que los planes oficiales de construcción de viviendas se ven retrasados debido al déficit de cemento en el país, supuestamente derivado de que las cementeras exportan la mayoría de su producción.
El déficit de viviendas en Venezuela es de 1,8 millones de unidades, según datos oficiales, y el fracaso de las políticas oficiales en el sector es uno de los principales argumentos de la oposición para señalar la ineficacia del Gobierno bolivariano.
El pasado 12 de julio el Gobierno de Chávez tomó el control operativo de la siderúrgica Sidor tras alcanzar un “cuerdo amistoso” on Techint para determinar en un plazo de dos meses el precio que el Estado pagará a ese grupo ítalo-argentino por el traspaso de las acciones de la siderúrgica.
Ver comentarios