Enviar
Líder del PAC acusa al gobierno de dar excesivas potestades al Gobierno norteamericano
Certificación de EE.UU. inquieta a Solís

• Fracción oficialista sostiene que mecanismo es “absolutamente normal” para adherirse al Cafta
• “Ya es hora de que don Ottón acepte la voluntad popular”, señala Oscar Núñez, diputado liberacionista

Eduardo Baldares
[email protected]

Mientras la oposición señala que en la agenda de implementación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta) se está confiriendo la potestad de “co-gobernante” de Costa Rica al Presidente norteamericano, en las filas oficialistas califican como “desacierto total” dicha interpretación.
El detonante de la polémica es la certificación, que es vista por la fracción liberacionista como un mecanismo normal mediante el cual el Gobierno estadounidense y los de las otras naciones integrantes del Tratado —resto de Centroamérica y República Dominicana— verificarían el cumplimiento de requisitos por parte del último país en adherirse, Costa Rica.
En contraparte, Ottón Solís, líder del Partido Acción Ciudadana (PAC), opina que la certificación es un exceso, pues a su juicio no estaba contemplada en lo que los costarricenses votaron en el referéndum del 7 de octubre de 2007.
Solís dice que es “evidente e incontrovertible” que en ninguna parte del Tratado que fue votado se contempla la figura de la certificación.
“No hay duda de que en un 100% la certificación es un exceso (…). El exceso o plus de la certificación no es marginal: le otorga poderes extraordinarios al Presidente de Estados Unidos para constituirse en un co-gobernante de nuestro país, ya que con esos poderes podrá seguirle exigiendo a Costa Rica reformas legislativas y reglamentarias como requisito para que entre en vigencia el Tratado”, expresó en una misiva enviada a Oscar Arias, presidente de la República.
La postura de Solís fue rebatida por Oscar Núñez, jefe de fracción de Liberación Nacional.
“La certificación es un mecanismo absolutamente necesario para adherirnos al Cafta, pues los demás países deben velar por que la agenda de implementación costarricense cumpla con los requisitos que los demás han cumplido. Es algo lógico y normal, es un paso técnico que se debe aprobar”, explicó.
Núñez se preguntó, “¿este señor —Solís— cree que podemos incorporarnos así como así, sin que se nos supervise? Sí es así, es un desacierto total. Ya es hora de que don Ottón acepte la voluntad popular, que fue ser parte del Cafta. Que se deje de obstaculizaciones sin fundamento”, finalizó.
Ver comentarios