Cerro Zurquí figura entre últimas prioridades viales
La ruta 32, en el sector que comprende el paso por el túnel del Zurquí y el parque Braulio Carrillo, sí es una prioridad para el Gobierno, pero se requieren más estudios por su impacto ambiental, reconoció Mauricio González, viceministro de Infraestructura. Sían Rodríguez/La República
Enviar

Gobierno y Grupo Consenso presentaron lista con 46 proyectos

Cerro Zurquí figura entre últimas prioridades viales

Impacto ambiental complicaría ampliación de tramo en ruta 32

Los derrumbes que cobran vidas humanas y generan atrasos para el transporte de mercancías en el paso de la ruta 32 por el cerro Zurquí, podrían continuar en los próximos años, a menos que su reparación definitiva se convierta en una de las principales prioridades viales.

201412102328120.n44.jpg
Si bien, este sector de carretera está contemplado dentro de los 46 proyectos viales definidos ayer como prioritarios por el Gobierno y los especialistas que conforman el Grupo Consenso, no forma parte de las obras que tendrán la máxima importancia para la actual administración.
Este grupo definió los proyectos en cinco grupos de prioridad, en el que la ampliación y mejora del paso por el cerro Zurquí quedó en el último segmento.
Parte de la dificultad es que dicho proyecto está ubicado dentro de un parque nacional, y como área protegida, su intervención generaría un tremendo impacto ambiental. Por esta razón, antes de intervenirla con una ampliación, será necesario hacer más estudios de la capacidad de la carretera, una vez que se descongestione.
Este desahogo vehicular se daría porque mucho del tránsito que va del Caribe hacia la frontera norte se dirigirá por una carretera que sería construida con un préstamo chino, desde Limón hasta el cruce de Sarapiquí, y desde ahí hasta Guanacaste, pasando por la nueva ruta Vuelta de Kooper-Bajos de Chilamate, y de Vuelta de Kooper hasta la comunidad guanacasteca de Santa Cecilia.
“Es un proyecto especial por la naturaleza de las dificultades ambientales en el sitio. No solamente implicaría crear un carril adicional sino ‘acostar’ los taludes, lo que tendría un impacto ambiental tan importante que francamente no tenemos la certeza de que sea algo que se pueda llevar adelante”, comentó Mauricio González, viceministro de Infraestructura.
Trabajos como la instalación de túneles falsos, así como sistemas para el manejo de las aguas superficiales que provocan los derrumbes sí están contemplados por el Ministerio de Obras Públicas y Transportes, pero se desconoce cuál puede ser su costo y cuándo se harían estos trabajos.
Por el momento, el Conavi hará uso de los contratos de mantenimiento para hacer trabajos de estabilización de los taludes, entre otras obras para minimizar el impacto que tendría la carretera en la próxima estación lluviosa.
Otro proyecto que figura en las prioridades es el de la ampliación completa de la carretera Interamericana Norte, que incluye Barranca- Limonal y San Ramón- Barranca. Para el primero, se contará con el financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, mientras que el segundo no cuenta con estudios definidos ni plan de financiamiento.
Tampoco están definidos los recursos para el sector de Limonal-Cañas, también en la Interamericana Norte, aunque ya se presentó el diseño de ese sector.
Otras obras que están en la máxima prioridad pero no se ha definido fecha de inicio para ellas son San José – San Ramón, y su conexión con la punta sur de la nueva carretera a San Carlos.

Rodrigo Díaz
[email protected]



Ver comentarios