Enviar
Caída de ventas y de productividad, más variación del tipo de cambio, podrían incidir en decisión
Bananeras cerrarían fincas
Más de 2 mil personas quedarían sin empleo
Del Monte calcula en centenares el número de eventuales despidos para 2011

El cierre de unas 14 fincas bananeras del Caribe podría ser inevitable para finales de este año o principios de 2011. La medida afectaría a más de 2 mil personas que se dedican a esta actividad, pues perderían su empleo
Las condiciones adversas en los mejores mercados de la fruta costarricense, el golpe que ha significado el tipo de cambio y la baja productividad que se ha venido registrando, han incidido negativamente en el desempeño de ese gremio.
Aunque la mayoría de las fincas que se cerrarían sería reactivada en 2012, algunas de ellas —sobre todo las que son propiedad de empresas multinacionales— serían destinadas a otros cultivos, que demandan menos mano de obra para su atención.
“La valoración que se ha hecho del impacto del tipo de cambio, así como del pésimo clima que llegó a afectarnos en los mejores meses de los mercados en Europa, han hecho un hueco en las finanzas. Eso provocó que hubiera que sacrificar la aplicación de lo que se conoce como el paquete técnico, lo que generó productividades muy bajas”, explicó Edgar Quirós, presidente de la Cámara Nacional de Productores Independientes de Banano (Anaproban).
La productividad anual promedio del sector bananero costarricense ronda los 2,3 mil cajas por hectárea. Todas las fincas que estarían valorando su cierre, produjeron entre 1,3 mil y 1,9 mil a lo largo de este año.
El hecho de que esas fincas enfrenten un cierre inminente, no distrae a los bananeros de una situación que a su criterio es todavía más preocupante.
“El tener un dólar debilitado ha provocado pérdidas de hasta $0,70 por caja, lo cual es insostenible a largo plazo. Muchas fincas ya están gestionando préstamos con la Corporación Bananera Nacional, para poder cerrar bien este año y arrancar el próximo. Y lo peor de todo es que el mensaje de los economistas dice que hay que acostumbrarse a esa situación”, agregó Quirós.
La problemática no exime a nadie. Incluso las grandes empresas multinacionales confirman que para el próximo año —y de no variar las condiciones mencionadas— ya han valorado el cierre de algunas unidades productivas.
“Hay una altísima posibilidad de que se cierren las fincas de menor productividad, de persistir las actuales condiciones de mercado. No hay certeza de cuántas personas dejaríamos de emplear, pero sí le puedo decir que podríamos estar hablando de centenares”, reveló Luis Gómez, director legal y de relaciones corporativas de la compañía Del Monte Fresh Produce, para Ecuador, Colombia y Centroamérica.
En el caso de esta compañía, la contracción del consumo de frutas en el mundo ha generado que la multinacional hiciera una revaloración de sus operaciones.
Solo en Costa Rica, esa firma verificó que el número de despidos —incluidas todas las unidades productivas— sumaría miles.
“Los bajos precios en el mercado han tenido un grandísimo impacto en la operación. Los costos en la producción se han elevado enormemente, y el mercado ni siquiera los está cubriendo. Es importante hacer mención de que el incremento en los costos se ve directamente impactado por el tema de la revaluación del colón. De persistir y no corregirse la actual situación, podrían llegar a ser miles las personas que dejaríamos de emplear”, sumó Gómez.
La actividad bananera emplea directamente a 40 mil personas, y a unas 100 mil en forma indirecta, sobre todo en la deprimida zona del Caribe. Otro de los aspectos sobre los que llamó la atención el dirigente, es la necesidad de que las autoridades vuelvan los ojos hacia las áreas en las que puede trabajarse de forma conjunta con el sector privado.
“El mantenimiento de los cauces de los ríos de la zona del Caribe, por ejemplo, es fundamental para evitar las pérdidas de siempre”, finalizó Quirós.

Ernesto Villalobos
[email protected]
Ver comentarios