Enviar
Marco Vinicio Ruiz confirmó acuerdo vía Twitter al filo de las 7 p.m.
Cerrado acuerdo con Europa
Cumbre de Madrid entre América Latina y Unión Europea propició el cierre

A eso de las 7 p.m., hora de Costa Rica, saltaba una de las noticias que más han estado esperando los comerciantes centroamericanos: el cierre del Acuerdo de Asociación de la región centroamericana con la Unión Europea.
“Se suponía que estaba embargada la información, pero efectivamente terminamos; el equipo negociador se portó a la altura”, confirmaba vía Twitter el ex ministro de Comercio Exterior, Marco Vinicio Ruiz, al filo de las 7 p.m., 3 de la madrugada en Europa.
Hoy, a las 9 a.m., se conocerán los detalles del acuerdo.
Durante el día parecía que no iba a cerrarse, pues al mediodía tan solo se había logrado concluir el tema de indicaciones geográficas, el cual reconoce la denominación de origen de los productos.
En ese momento, quedaban aún pendientes de resolver los temas más sensibles como banano, lácteos especialmente leche en polvo y quesos, textiles, azúcar y algunos licores, dijo ayer Anabel González, ministra de Comercio Exterior.
El producto que representaba el principal problema entre ambos bloques de países era la leche en polvo, ya que Europa pretende vender libres de aranceles 4.500 toneladas métricas anuales con un incremento del 10% por año. Hoy conoceremos quién ha impuesto su postura en este sentido.
Los lácteos tienen altos subsidios y ayudas en el Viejo Continente.
No obstante, se espera que el acuerdo cree nuevas oportunidades en diversas áreas de gran importancia, entre ellas un acceso preferencial para los productos centroamericanos a los 27 países de la Unión Europea, así como un ímpetu a la inversión en la región de parte de las empresas europeas, aseguró el jefe negociador costarricense, Roberto Echandi, en una entrevista concedida el mes pasado a LA REPUBLICA.
En lo que a la apertura del mercado europeo se refiere, el acuerdo garantiza el acceso libre a los productos centroamericanos, con algunas excepciones, especialmente agrícolas, que se manejarían bajo un esquema especial.
De los bienes del istmo que actualmente pagan un arancel para ingresar a la UE, este impuesto desaparecerá, en algunos casos inmediatamente a la entrada en vigor del acuerdo; después de algunos años en la mayoría de los casos.
Los productos europeos tendrían el acceso libre a la región bajo los mismos términos.
Actualmente, varios tipos de exportaciones centroamericanas a la UE pagan aranceles, a una tasa preferencial.
No obstante, no hay certeza de que sigan aprovechando este trato, dado que Europa revisa cada año el listado de los países que lo reciben, pudiendo cancelarse en cualquier momento.
El acuerdo, por su parte, garantizaría que los productos de los países centroamericanos cuenten con el acceso al mercado de la UE, no solo preferencial, sino libre, en casi todos los casos.
El acuerdo además estimularía la inversión directa en la región por parte de las empresas europeas, que contarán con la seguridad de que en caso de haber algún desacuerdo con el gobierno del país en el cual han invertido, el asunto se resolvería mediante un arbitraje bilateral, según los términos del tratado, dijo Echandi
Actualmente, varias empresas podrían temer invertir en un país en el que el gobierno pudiera presionar al sistema judicial, en el caso de un litigio.
Otro beneficio del acuerdo es que obliga a todos los países centroamericanos a unificar sus sistemas arancelarios, lo que permitiría agilizar los trámites transfronterizos.
Hoy en día, la mayoría de las tarifas que rigen en la importación de los bienes en cualquier país centroamericano ya están uniformadas. No obstante, quedan cientos de categorías con montos distintos, lo que complica el movimiento de los productos dentro de la región
Respecto a los sectores más delicados a lo largo de la negociación, durante la ronda realizada en Guatemala, la Federación Centroamericana de Lácteos pidió que se excluyeran estos productos del convenio.
“Esperamos que se logre un acuerdo con el menor daño posible para el sector”, había expresado Bernardo Macaya, representante del sector lechero nacional.
Los bananeros mantenían ayer la confianza de que se resolviera pronto, dijo Jorge Sauma, gerente general de la Corporación Bananera Nacional, como al final ocurrió.
Por su parte, los países centroamericanos y Panamá pretendían reducir los aranceles de 176 euros por tonelada métrica a 75 euros por tonelada (cuota que se le cedió a Colombia). También hoy conoceremos los detalles de este punto.
Las negociaciones del pilar político avanzaron rápidamente.
“La Unión Europea mostró flexibilidad en los tres temas que quedaban pendientes, uno que tiene que ver con mecanismos financieros, otro relacionado con temas migratorios y el último es una cláusula que garantiza que el acuerdo busca el desarrollo, una visión integral entre ambos países y el respeto a las particularidades culturales y la idiosincrasia de cada país”, comentó Echandi.

Angélica Zamora
[email protected]
Daniel Zueras
[email protected]
Ver comentarios