Enviar

 Cerca, sí, ¡Brasil está muy cerca!

Costa Rica venció sin apelaciones a Estados Unidos y queda a un paso del Mundial

201309070004380.a1.jpg
Joel Campbell sacó lo mejor de su repertorio y fue determinante en la victoria de Costa Rica ante Estados Unidos. www.imagenesencostarica.com/La República

Revancha, venganza o llámele como usted quiera, pero lo cierto es que Costa Rica pasó sobre Estados Unidos, cobró una factura pendiente y quedó a un paso, más bien a un pasito, de clasificar al Mundial de Brasil 2014.
No hubo nieve, hubo lluvia, pero ante todo hubo buen fútbol, gestado desde el banquillo y aplicado de buena manera por 14 futbolistas que desean hacer su propia historia.
Y es que la victoria fue de 3 a 1, pero se gestó, creó y diseñó en nueve minutos, tiempo en que los estadounidenses estaban congelados y cuando salieron de su estado, ya tenían dos goles encima.
Al minuto dos, desde un tiro de esquina se abrió el marcador. Cobro de Joel Campbell y entre las torres norteamericanas apareció Johnny Acosta, para, de certero cabezazo, mandar la pelota a descansar en el fondo de la red.

201309070006330.a11.jpg
El Estadio Nacional, ya convertido en la fortaleza de la Tricolor, pasó a ser un manicomio, una locura, y eso que aún faltaba más, la verdad que mucho más éxtasis.
Minuto nueve, Cristian Bolaños saca un centro medido y aparece de nuevo en las alturas Celso Borges, para colocar la pelota lejos del alcance de Timothy Howard y sellar el 2 a 0.
Ahora sí, ¿dónde se gestaron esos goles? En una idea muy clara del seleccionador, entendió que a Estados Unidos se le hace daño con toque rápido del balón, mucho desdoble y abriendo la cancha.
Allí apareció la figura de Bolaños, quien impulsado por Cristian Gamboa hizo fiesta con Michael Orozco, quien no encontró nunca cómo frenar, no pudo controlarle ninguno de sus quiebres.
Por el otro costado Campbell le ponía de la misma sazón, pero sin la penetración suficiente.
A última hora los visitantes debieron prescindir de su mejor hombre, Michael Bradley, lesionado en el calentamiento y eso les afectó, él da equilibrio en la media cancha y no lo tuvieron.
En la agonía de la primera parte, ya cuando el dominio de la nacional no era tan claro y Estados Unidos había despertado, llegó el descuento, obra de Clint Dempsey, ejecutando tiro de penal, ante falta de Keylor Navas.
Eso les hizo crecer y salieron en la complementaria en busca del empate, pasando de dominados a dominadores. Ahora fueron ellos los dueños de la pelota y quienes pusieron el ritmo.
Costa Rica desapareció, ya no había control, penetración, ni toque, pero al menos sí orden en la zona defensiva, lo que ayudó a no pasar grandes problemas en la meta de Navas.
El pelotazo era la constante para alejar el peligro y generarlo en el marco de enfrente, y vaya que funcionó, porque en un rechazo la pelota le llegó a Campbell, quien desde media cancha se fue veloz, dejó rezagado a Matthew Besler y tocó con lo justo para que por tercera vez Howard tuviese que ir a recoger el balón en el fondo de la red.
3 a 1, ya la fiesta era completa, la afición baila samba y la Sele se acerca a Brasil, se acerca al mundial.

Cristian Williams
[email protected]

Ver comentarios