Enviar
Cerca del ridículo

Grandes tuvieron problemas en Copa del Rey

Luis Rojas
[email protected]

El Sevilla, que remontó frente al Denia cuando estaba al borde de la eliminación (4-3), y el Real Madrid, que evitó la prórroga contra el Alicante con un gol de Guti en el 93, alcanzaron con apuros los octavos de final de la Copa del Rey, en los que ya no habrá ningún Segunda B, despedidos de la competición con la cabeza bien alta.
Pese al escaso público que acudió a la mayoría de los estadios y al poco interés con el que los técnicos de los “grandes” han acogido esta eliminatoria, la Copa volvió a demostrar que es un torneo distinto.
Sevilla y Real Madrid llegaron a los segundos finales al borde de un ataque de nervios y Barcelona y Atlético no fueron capaces de vencer.
El que peor lo pasó, de largo, fue el actual campeón, el Sevilla, que llegó eliminado al minuto 89, ante el Denia, undécimo clasificado del grupo 3 de Segunda B.
En un encuentro increíble, el Sevilla creyó sentenciar su pase en media hora, con los goles del delantero brasileño Luis Fabiano y del defensa argentino Federico Fazio.
Craso error. El Denia, sin nada que perder, remontó la desventaja en el segundo tiempo por medio de José Jaime (m.52), Gregory (m.75) y Migue, de penalti (m.81).
Con nueve minutos por delante, al campeón, el mejor equipo del mundo en 2007, solo le salvó su desesperación, la que le permitió lograr la igualada en el minuto 89, por medio del uruguayo Ernesto Chevantón, e imponerse, con un penalti ejecutado por el malí Frederic Kanouté, dos minutos después.
Tampoco fue plácido el tránsito a octavos del Real Madrid, que precisó un tanto de Guti, imprescindible en el comienzo de temporada y morador habitual del banquillo desde que fuese expulsado contra el Murcia, en el minuto 93, para evitar la prórroga ante el Alicante, otro Segunda B.
Barcelona y Atlético no temieron por la eliminatoria, pero su imagen no se vio reforzada, después de su pobre demostración contra el Alcoyano y el Granada 74.
El equipo de Frank Rijkaard, que había dejado sentenciado el pase en Alcoy (0-3), quería reforzar su ánimo después de lo sufrido ante el Real Madrid, pero lejos de hacerlo fue incapaz de superar a un equipo que pasa apuros en Segunda B.
El Atlético tampoco se vio incomodado por el Granada 74, pero no se adelantó hasta el segundo tiempo, por medio de Mista, y dejó que el rival se llevase una última satisfacción, al empatar Carlos Aranda de golpe franco, en el 90.
Ver comentarios