Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Centroamérica busca combatir la inflación

Redacción La República [email protected] | Lunes 09 marzo, 2009



Centroamérica busca combatir la inflación

Medidas aplicadas van en función de controlar los precios, además de hacer frente a la coyuntura económica internacional

Víctor Sanabria
[email protected]

Este se vislumbra como un año de grandes retos para la economía centroamericana.
Ante la disminución en los niveles de crecimiento de las principales economías del mundo, pero al mismo tiempo frente a la baja de los precios internacionales del petróleo y de algunas materias primas, sin duda alguna estos factores influirán de manera importante en menores presiones inflacionarias domésticas en cada uno de los países.
A nivel general, en la mayoría de países de Centroamérica el objetivo de la política monetaria de los bancos centrales es conseguir una tasa de inflación baja y estable.
Algunos han reducido su tasa de política monetaria, otros han abierto facilidades de liquidez a los bancos comerciales.
En algunos casos, las autoridades monetarias han contratado líneas de crédito en el exterior y en determinados casos han buscado blindajes a través de préstamos con organismos internacionales para incrementar sus reservas monetarias internacionales.
Sumado a ello los países de la región están reaccionando a los efectos de la situación de la economía en el ámbito internacional.
Actualmente parte de la discusión se centra en el tema de la elección del régimen monetario más adecuado para cada país.
Dolarización, la disposición de privilegiar el seguimiento de los agregados monetarios, tener como variable instrumental una tasa líder de política monetaria, son algunas de las opciones que se barajan.
Los debates sobre el sistema cambiario buscan favorecer la competitividad mediante el deslizamiento del tipo de cambio nominal o su flexibilización creciente y buscar un régimen monetario que centre sus objetivos en el crecimiento económico.
Sin embargo, hay países que aun cuando su objetivo es el control de la inflación no lo tienen como su principal meta y se preocupan más por la trayectoria que presenta el tipo de cambio.
“No existe una definición clara, a nivel político, para hacer converger las políticas monetarias de todos los países hacia un objetivo común, aunque implícitamente cada uno lo busca separadamente”, comentó William Calvo, subsecretario de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano.
Así el Banco Central de Guatemala en su programa monetario concentra las acciones de la política monetaria en la consecución de la meta de inflación, que para este año se cifró en un 5,5% con un rango de tolerancia de más/menos 1%.
Para lograr esta meta, las autoridades guatemaltecas darán seguimiento a la tasa de interés pasiva de paridad, que es la tasa promedio ponderada de los depósitos a plazo y a la emisión monetaria bajo el supuesto de que esta crezca un 10%.
Caso aparte es El Salvador, que cuenta con una economía dolarizada, por ello el Banco Central de Reserva de El Salvador (BCR) no puede ejercer la política monetaria que tenía antes de que se introdujera el dólar como moneda de curso legal.
Sin manera de maniobrar con política monetaria, las autoridades salvadoreñas solo pueden hacer política fiscal: poner en orden sus cuentas públicas y saber sabiamente dónde inyectar más recursos que generen empleo y que muevan la economía.
Este paradigma también se presenta en el caso de Panamá, que al adoptar el dólar como moneda desde el comienzo de su vida como República, ató su política monetaria a las decisiones que tomara la Reserva Federal de Estados Unidos.
Las autoridades hondureñas con el propósito de contrarrestar la posible contracción crediticia en su economía, adoptaron medidas encaminadas a suministrar al sistema financiero la liquidez necesaria para canalizar el crédito hacia las actividades productivas. Por lo que la Comisión de Operaciones de Mercado Abierto (COMA), recomendó la reducción de la Tasa de Política Monetaria en 100 puntos base, para ubicarla en el 6,75%, sin descuidar la inflación.
El Banco Central de Costa Rica (BCCR) anunció en su programa monetario, que la expectativa de inflación es de un 9% con un rango de error de más o menos 1%.
Para ello, los encargados de la política monetaria estarán atentos a los acontecimientos de la economía interna y externa, y de ser necesario harían las modificaciones pertinentes a las medidas adoptadas, afirmó Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del BCCR, durante la presentación del programa monetario.
“Por lo que se observa, no podemos hablar sobre Centroamérica de un área común de la política monetaria, como es el caso de la Unión Europea. Cada país utiliza su política monetaria independientemente del resto”, agregó Calvo.
Aunque es claro que la región ha estado mejor preparada para enfrentar la crisis, lo cual le ha permitido alargar por el momento los efectos más inmediatos en cada economía: mayor nivel de reservas internacionales, déficits fiscales manejables, un nivel de deuda externa sostenible. Esto último permitiría suponer que una recuperación de las economías desarrolladas más rápido les permitiría atenuar los efectos.