Enviar
Obra de $280 millones se pretendía financiar mediante titularización de valores y crédito bancario
Centro de convenciones en riesgo por burocracia
• Costa Rica carece de proyectos de gran magnitud para negociaciones
• “Es una pena que proyectos tan importantes dependan de decisiones políticas y atrasos burocráticos cuando el retorno de inversión es impresionante”, dijo Alfredo Oporta, director ejecutivo del Bureau de Congresos y Convenciones de Costa Rica

Vanessa Chaves
[email protected]

Un nuevo centro de negocios podría llenar el vacío que existe actualmente de instalaciones aptas para realizar congresos internacionales, pero trabas estatales están atrasando y ahuyentado el proyecto.
El turismo de negocios que se vería atraído con la nueva infraestructura está bajo amenaza, pues la obra con la cual se pretende acaparar todo el mercado centroamericano, podría irse a otro país de la región.
El centro de negocios, llamado Feria Costa Rica, tendría capacidad para atender 40 mil personas en más de 30 salones, con lo cual se convertiría en la infraestructura más grande de Latinoamérica para realizar este tipo de eventos.
El problema radica en que la Superintendencia General de Valores (Sugeval) prohibió el financiamiento mediante la figura de “fideicomiso de titularización de proyectos que no estén construidos”, indicó Mónica Araya, socia de Alta Group, empresa que se encargaría de la gerencia general de la obra.
Esto genera trabas, pues la estructuración inicial se pensaba realizar mediante una titularización, de manera que costarricenses podrían participar en fondos de largo plazo para costear parte del proyecto.
El resto sería financiado con un crédito a través del Banco Nacional.
“Esto nos ha llevado un trabajo de casi un año de reestructuración, la primera etapa va a tener que pasar por titularización privada y crédito bancario, lo cual incrementa costos y atrasa el proyecto”, dijo Araya.
“La titularización es un esquema de financiamiento que utiliza vehículos con propósito especial, según se requiera. La normativa vigente en materia de oferta pública de valores establece los esquemas aceptados en el mercado de valores costarricense”, indicó por su parte Juan José Flores, superintendente general de valores, al referirse al esquema de titularización de proyectos.
La situación se agrava pues Panamá y El Salvador se enteraron de la situación y conscientes del beneficio económico que una infraestructura de esta magnitud representa para el turismo de negocios, desean que
el proyecto emigre a su territorio.
“La razón por la cual Panamá se enteró es porque en lugar de hacer la titularización en Costa Rica, esta se podría emitir en Panamá, donde no hay ningún problema”, explicó Araya.
En ese sentido, Salomón Shamah, ministro de Turismo de Panamá, se mostró muy interesado en que el proyecto se desarrollara en su país y en estos días se reunirá con el Ministro de Economía para discutir la posibilidad de llevarse Feria Costa Rica y convertirla en Feria Panamá, aseguró Araya.
La posible construcción de este campo ferial es considerada de vital importancia entre empresarios costarricenses, quienes hasta el momento no cuentan con instalaciones que les permitan hacer actividades en forma simultánea y en grandes dimensiones.
“Muchas veces hemos tenido que rechazar eventos por no tener la capacidad para atender el turismo de negocios. Un centro
de convenciones no es solamente un salón de fiestas, se requiere una estructura alrededor que realmente preste servicios complementarios”, indicó Henry Murillo, director interino de Cámara Nacional de Turismo.
Los empresarios nacionales e internacionales interesados en hacer sus convenciones en el país tendrán que esperar al menos cuatro años para gozar de los beneficios que ofrecería este proyecto, pues de realizarse en territorio costarricense, este sería el plazo estimado de la construcción. En la actualidad Feria Costa Rica se encuentra en etapa de reestructuración financiera por el problema de titularización.
Feria Costa Rica tendría una inversión de $280 millones y se desarrollaría en un terreno de 23 hectáreas, ubicado en Heredia.
La administración estaría a cargo de Feria Valencia, el primer centro de convenciones en España y el tercero en el mundo. Este recinto de negocios español tiene un millón de metros de construcción; por él, Valencia recibió el año pasado un millón y medio de visitantes.

Ver comentarios