Enviar
Central camina hacia metas de inflación

Como paso previo, debe reducir la intervención en el mercado cambiario y mejorar el mercado de dinero, afirman economistas

Agustina Cobas
[email protected]  

Desde hace varios meses el Banco Central ha venido trabajando en la implementación de cambios graduales, tanto en la forma en que ejerce política económica como a nivel operativo y tecnológico, para ir transitando, en forma progresiva, hacia un esquema de metas de inflación.
Una de las principales modificaciones que el Central ha realizado tiene que ver con la principal herramienta que se usa en un esquema de metas de inflación, la tasa de interés de referencia.
A mediados de 2006, el Central decidió comenzar a utilizar la tasa de interés para inversiones a un día como tasa de política monetaria.
A través de esta herramienta, la autoridad monetaria pretende mejorar la forma en que transmite señales al mercado para lograr un mejor control de la liquidez y por ende de la inflación.
Un régimen de metas de inflación es una forma de gestión de la política monetaria diferente a la que se ha venido llevando a cabo. Se caracteriza por el anuncio oficial por parte del Central de objetivos para el crecimiento de los precios en un horizonte de dos o más años, apoyado en la credibilidad del público en el compromiso y capacidad de la autoridad monetaria para controlar la inflación.
Debido a que este régimen implica un cambio en la forma en que el Central interviene en el mercado de dinero y en la forma en que ejerce su política monetaria, algunos cambios son requeridos para que el esquema de metas de inflación opere con éxito.
En este sentido, uno de los principales elementos es el papel que la autoridad monetaria juega en el mercado cambiario, donde su intervención debe ser mínima.
“Un esquema de metas de inflación requiere que el mercado cambiario no le obligue al Central a intervenir del todo, el mercado tiene que caminar solo en un régimen de este tipo”, comentó Félix Delgado, director de CEFSA Consultores.
Hasta el momento el Central ha tenido una activa participación, comprado dólares para defender la banda inferior.
Además, otro de los elementos que un régimen de metas de inflación requiere es un mercado de dinero o de efectivo que opere de forma correcta y ágil, ya que es donde el Central deberá intervenir para controlar la oferta y demanda de liquidez y así alcanzar el objetivo de inflación fijado inicialmente.
“Es necesario perfeccionar los mercados interbancarios, para que las variaciones que el Central haga en la tasa, no solo manden una señal, sino que los agentes económicos realmente reaccionen a ella”, agregó Delgado.
Por otra parte, al ser la inflación la única variable para la cual el Central establece en una meta explícita, las demás variables se vuelven más volátiles, por lo que es necesario contar con una supervisión más clara y estricta.
“El sistema bancario debe estar muy protegido contra los riesgos de liquidez, de crédito y de tasas de interés, que se pueden originar indirectamente por el descalce de monedas de los prestatarios. Todos esos riesgos se verán incrementados en el nuevo sistema”, opinó Dennis Meléndez, director del Fondo Latinoamericano de Reservas. 


Ver comentarios