Enviar
Francisco de Paula Gutiérrez calificó algunas insinuaciones como ofensivas
Central y empresarios chocan por tipo de cambio

• Sector privado siente que el instituto emisor sigue sin definir con claridad funcionamiento del nuevo esquema de bandas

Wilmer Murillo
[email protected]

El tema de la transparencia en el manejo de la política cambiaria fue ayer el centro de la polémica entre empresarios y el Banco Central.
Las insinuaciones sobre la forma en que el instituto emisor realiza las intervenciones en el mercado mayorista del dólar, dejó insatisfechos a los empresarios, que sienten que Francisco de Paula Gutiérrez, “no aclaró nada”.
“Los empresarios no entendemos los factores que hubo para los abruptos movimientos que se dieron en el tipo de cambio, lo que deja pensando muchas cosas”, adujo Oscar Cabada, presidente de la Cámara de Comercio.
Gutiérrez, quien habló sobre la situación económica en un almuerzo organizado por la Unión Costarricense de Cámaras (Uccaep), se dolió de que las insinuaciones de transparencia, en algunos casos van más allá de decir que las reglas de juego no son claras, “para sugerir que alguien está haciendo negocios”.
El jerarca del Central puntualizó que no solo es inaceptable sino que resulta ofensivo desde el punto de vista del Banco.
Luis Carlos Mora, jefe de la División Económica del Banco Nacional, coincidió por su parte que cuestionar la transparencia del Banco Central como se ha hecho, cualquiera lo consideraría ofensivo. “Debemos dejar que el Banco Central actúe”, expresó.
“No hay explicaciones claras que justifiquen una subida de ¢30 del tipo de cambio en una semana”, dijo sin embargo Luis Mesalles, economista, empresario y miembro de la directiva de Uccaep.
Samuel Yankelewitz, ex presidente de la Unión de Cámaras, y propietario de Yanber, señaló que aún nadie sabe qué va a pasar. “Esperamos prudencia y celo del Banco Central para que vuelva a ganarse la confianza del público que tiene sus ahorros en distintas monedas. Se va a requerir tino para que no se vuelvan a dar grandes brincos con el tipo de cambio”, señaló.
El ajuste que se dio el 9 de mayo, en la tendencia a la depreciación del dólar, tras 18 meses de creado el sistema de bandas, obligó al Banco Central a intervenir vendiendo divisas en el mercado mayorista, por un monto que aún se mantiene de incógnito.
Esta es la falta de información que el economista Luis Mesalles cree que dificulta la toma de decisiones de los inversionistas que quieren ahorrar o endeudarse, así como a las empresas que desean saber si venden o compran sus productos al exterior.
¿Qué es transparente?, inquirió por su parte Gutiérrez. Para el Banco es que las cotizaciones del Mercado Mayorista o Monex se den a conocer en tiempo real en la página web, que se indique el tipo de cambio promedio, el tipo de cambio negociado, el monto más alto y el más bajo, y que aparezcan en pantalla las posiciones de compra y venta. “No quién está comprando o vendiendo sino lo que está dispuesto a pagar y los montos”, dijo.
Si es la Industria de Cemento, Wal-Mart, los bancos, o Recope no importa, expresó.
A nombre de las instituciones del Estado, el Central administra sus compras que suman $3.200 millones en los 18 meses que lleva de funcionar el esquema de bandas.
A un inadecuado sistema de compra de divisas, atribuyen algunos empresarios los brincos del tipo de cambio.
Mesalles argulló, por ejemplo, que es preocupante que haya instituciones como Recope “cuyos errores los pagamos todos, pues puede comprar a tipos de cambio más altos, y simplemente la Aresep le aprueba el mecanismo”.
Dijo que es un actor que no juega en el mercado con los incentivos de las entidades financieras, por lo que considera crucial la información sobre sus manejos en este campo, pero lamentó que esa información no esté disponible. Asimismo, planteó que sigue sin estar claro cuándo el Central intervendrá en el mercado y que ello contribuirá a la volatilidad del tipo de cambio.
Gutiérrez aclaró que el Central no va a intervenir si el tipo sube o baja, sino para evitar cambios muy grandes que pudieran darse por temores de corto plazo, o para suplir una demanda especulativa, pero no abundó más sobre el tema.
Sin embargo indicó que cuando le recetan la “dolarización”, siente que muchos agentes no comprenden que la inflación no obedece a un mal manejo monetario, sino a los conocidos choques externos.
Admitió que hay nubarrones que “nos han hecho desviarnos en el corto plazo de las metas, pero que la estabilidad del colón, sigue siendo el gran objetivo de largo plazo”, manifestó.
Ver comentarios