Celulares y tabletas, imán para delincuentes
Los hurtos de celulares son más frecuentes durante las tardes debido a la gran cantidad de personas que caminan hacia sus casas. Gerson Vargas/ La República
Enviar

Perfil empresarial Tecnología

Celulares y tabletas, imán para delincuentes

Facilidades para vender estos productos en el mercado negro promueven este tipo de delitos

Sin violencia y sin que muchas se dieran cuenta, poco más de 3 mil personas fueron víctimas de hurtos en los primeros cuatro meses de este año, especialmente de sus celulares o tabletas.

201307162222090.pag22.jpg
Un hurto se puede explicar como un robo mediante el cual los delincuentes despojan de pertenencias a sus víctimas sin usar la fuerza o la violencia, es decir de forma premeditada y silenciosa.
La mayoría de robos de este tipo ocurrió en calles, aceras y buses, quienes se dedican a este tipo de actividades ilícitas aprovechan los lugares donde la afluencia de gente es mayor ya que esto facilita la sustracción de celulares o diferentes pertenencias.
Existen muchas facilidades en el mercado negro para vender artefactos tecnológicos y eléctricos, por lo que estos son justamente los preferidos por los criminales.
Entre enero y abril el OIJ registró 3.200 hurtos en todo el país, eso equivale a 26 robos cada día.
Si usted atraviesa centros de ciudad a diario y se traslada entre una parada de bus y otra es mejor que preste atención.
Quienes roban celulares, tabletas, computadoras portátiles y pequeños artículos saben cómo hacerlo sin despertar sospechas y con mucho tacto.
Imagine la escena: mientras la víctima camina con su bolso colocado en la espalda, posiblemente concentrada en la calle, los semáforos, los carros a la hora de cruzar, otro sujeto la sigue desde hace varios metros a una distancia prudente para saber hacia donde se dirige.
Las esquinas en las que cruzan muchas personas o las paradas de buses son el lugar perfecto. El ladrón se acerca discretamente, abre el bolso y busca el artículo que va a robar, luego se aleja, mientras la persona continúa su camino.
En algunos casos el hurto es descubierto varias horas después por la víctima, lo que dificulta encontrar a las personas o grupos organizados que se dedican a cometer estos delitos.
Los primeros cinco meses de 2013 dejaron cerca de 800 detenidos por hurtos según datos de la Fuerza Pública.


Manuel Avendaño
[email protected]
 

Ver comentarios