Enviar
Cazado Phelps con marihuana

Tampa, Florida, EEUU
EFE

Si el nadador Michael Phelps fue durante los pasados Juegos Olímpicos la imagen triunfal y limpia del deporte estadounidense, ayer, domingo, empañó su nombre y también daño a la gran fiesta del año en el país, como es el Super Bowl.
La publicación de una foto por el rotativo inglés "News of the World" (Noticias del Mundo), inhalando de una pipa de agua, de las conocidas como water bong y que contenía marihuana, fue lo que le estropeo de nuevo su imagen fuera de la piscina y le obligó a dejar la sede de la 43 edición de la final de la NFL.
La fotografía fue tomada en noviembre pasado en una fiesta de la Universidad de Carolina del Sur, informó el periódico especializado sobre las estrellas del deporte y de los espectáculos.
Phelps, de 23 años de edad, se disculpó ayer domingo ante sus seguidores y aseguró que el incidente no se repetirá.
El campeón olímpico, que llegó a Tampa (Florida) para hacer presentaciones de promoción comercial de una compañía que lo contrato, tuvo que abandonar de inmediato la ciudad y también perderse el partido que disputaron los Cardenales contra los Acereros.
El nadador que ganó ocho medallas de oro en los Juegos de Pekín del 2008 para batir la marca de todos los tiempos de su compatriota Mark Spitz salió ayer, domingo, por la mañana de Tampa, sin que se sepa su destino.
Antes, la súper estrella de la natación olímpica, admitió haber incurrido en una "conducta lamentable", luego de que se diese a conocer la polémica fotografía.
También le tocó disculparse después de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 cuando fue detenido por la policía mientras conducía en estado de embriaguez, a la edad de 19 años, para declararse culpable de todos los cargos que le fueron puestos en su contra. Al margen de las repercusiones que le pueda generar su nuevo episodio personal, que el mismo reconoció como "poco afortunado", en Tampa su ausencia generó un gran vació en el mayor espectáculo deportivo del año en Estados Unidos, donde figuras como él son la mejor promoción y exportación del patriotismo nacional.
Además, de nuevo la sombra del dopaje y el consumo de substancias prohibidas entre los atletas y deportistas estadounidenses, vuelve a emerger en el peor momento y día del año, nada menos que en el sagrado partido del Super Bowl.
Ver comentarios