Enviar
Líder cubano admite limitaciones físicas
Castro reaparece en televisión

Presidente isleño aseveró que no está en capacidad de asistir a eventos públicos

La Habana
EFE

El líder cubano, Fidel Castro, volvió a aparecer en televisión, y admitió en un nuevo artículo de prensa que no está capacitado físicamente para acudir a actos públicos y que se limita a escribir, pero sigue sin aclarar si el ejercicio formal de sus cargos al frente del Gobierno de Cuba ha concluido.
A pocos días de las elecciones generales del domingo para renovar el Parlamento cubano, a las que el jefe de la revolución concurre para mantener su escaño, y después de que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmara el martes que “Fidel está listo” para asumir su papel político, Castro admite en una nueva “reflexión” publicada ayer sus limitaciones físicas.
“No disfruto de la capacidad física necesaria para hablarles directamente a los vecinos del municipio donde me postularon para las elecciones del próximo domingo. Hago lo que puedo: escribo”, señala Castro en un artículo publicado hoy en la prensa oficial junto a fotografías de su reunión el martes con Lula.
La televisión cubana mostró ayer, además, momentos de esa entrevista, en el primer vídeo difundido del líder cubano desde que a
mediados de octubre se divulgaran imágenes de una reunión con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.
En el vídeo, Castro, convaleciente de una grave enfermedad que le obligó a delegar provisionalmente sus cargos en su hermano Raúl el 31 de julio de 2006, aparece conversando, sonriente, con su habitual ropa deportiva y fotografiando a su visitante.
“Me he sentido muy bien”, dice Castro al final del breve vídeo, de alrededor de minuto y medio.
El tono de las imágenes y las declaraciones de Lula antes de partir el martes de Cuba, en las que aseguró que vio a Castro con una “lucidez increíble” y una “salud impecable”, contrastan con el artículo difundido ayer, en el que el dirigente cubano subraya las limitaciones que le suponen tener que comunicarse mediante escritos.
“La escritura (...) es un instrumento de expresión que carece de la rapidez, el tono y la mímica del lenguaje hablado, que no utiliza signos. Emplea varias veces más del escaso tiempo disponible”, dice.
Castro agrega que a veces siente “el deseo de echarlo al cesto de la basura por no tener interlocutor delante”.
Un día antes de escribi
r el artículo, fechado el día 14, tuvo a ese interlocutor en Lula, quien, tras dos horas y media de conversación sobre “todos los temas posibles”, afirmó que el jefe de la revolución habló dos horas y él sólo media.
Castro fue propuesto a principios de diciembre como candidato para renovar su escaño de diputado en las elecciones generales del 20 de enero, después de ser postulado por Santiago de Cuba, segunda ciudad de Cuba.
El pasado 24 de diciembre, Raúl Castro dijo que su hermano “está bien, con las limitaciones” derivadas de la enfermedad y que tiene una “poderosa mente” y “pleno uso de sus facultades mentales”.
“Le consultamos todas las cuestiones principales, por eso todos los dirigentes del partido (Comunista) defendimos que se postulara nuevamente como diputado de la Asamblea Nacional, como primer paso”, dijo.
A falta de datos oficiales sobre el papel del dirigente cubano en el futuro, las conjeturas sobre si Castro renovará sus cargos formales al frente de Cuba o asumirá un papel de consejero desde el que reflexione sobre diversas cuestiones como ha venido haciendo en sus artículos parece que sólo concluirán a finales
de febrero.
Aunque todavía no hay fecha confirmada, para ese momento se prevé que sea instituida la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento) de Cuba para los próximos cinco años.
Será entonces cuando los 614 diputados que saldrán de igual número de candidatos que se presentan a los comicios, a los que no concurren miembros de otros partidos salvo el Comunista (único legal en la isla), designarán los nuevos Consejos de Estado y de Ministros, de los que el líder cubano es presidente.
Esta visita del gobernante del coloso suramericano estuvo marcada por el tema económico, y en tal sentido, Lula subrayó la importancia de los diez acuerdos que suscribieron los dos países y que prevén el establecimiento de marcos de cooperación en varias áreas como la industria petrolera y la habilitación de líneas de crédito.
Poco antes de emprender el regreso a su país, Lula también agradeció el recibimiento brindado por el presidente provisional de Cuba, Raúl Castro, y aprovechó la oportunidad para invitarlo a visitar su nación y prometió hacerle “un carnaval para que lo vea en Brasil”.
Por su parte, Raúl Castro dijo estar “muy satisfecho” con la visita, en el momento en que despedía a la delegación encabezada por Lula al pie de la escalerilla del avión.
“Los resultados han sido magníficos, no quiero retrasarle su viaje de regreso ni repetir las cuestiones planteadas por él con las cuales estoy enteramente de acuerdo”, manifestó el presidente interino de la isla.
“Amamos a Brasil también igual que a todos nuestros pueblos hermanos de América Latina y el Caribe. Además Brasil es nuestro hermano mayor”, recalcó.
Ver comentarios