Castro no tiene problemas con el matrimonio gay
“Yo parto y el PIN parte de la Declaración Universal De Los Derechos Humanos, no hay nada que inventar”, indica Juan Diego Castro, aspirante por el PIN. Esteban Monge/La República
Enviar

De llegar a la presidencia de la República, Juan Diego Castro, candidato del Partido Integración Nacional (PIN), no se opondría al matrimonio gay, pero sí bloquearía cualquier intento de legalizar el consumo de la marihuana, sin importar si es para consumo médico o recreativo.

Para Castro, el principio fundamental de que todos los hombres son iguales, consagrado en la Declaración Universal De Los Derechos Humanos, es transversal a su pensamiento político y por eso, no podría oponerse a la lucha del colectivo LGTBI.

No obstante, el aspirante presidencial del PIN deja claro que para validar la unión de las personas del mismo sexo, solo se podría hacer por medio de una reforma legal en la Asamblea Legislativa, o bien, por medio de una nueva Constitución Política, la cual él estaría dispuesto a impulsar.

En ese sentido, aclara que en el primero de los casos eso dependería de los nuevos legisladores y la composición del nuevo Congreso.

Otra salida es que la Corte Interamericana de Derechos Humanos valide el matrimonio gay en Costa Rica y que su fallo sea de acatamiento obligatorio, tal como sucedió en marzo de 2016 con la fertilización in vitro.

“Yo parto y el PIN parte de la declaración universal de los derechos humanos, no hay nada que inventar. Con los derechos de los gais y cualquier minoría, religiosa, étnica, social, sexual, estaremos basados en la declaración de los derechos humanos y en un principio básico de las tradiciones espirituales de la humanidad, que es no le hagas a nadie, lo que no te gusta que te hagan. A mí, no me afecta en nada que dos señoras, o dos señores se casen”, dijo Castro.

La postura del candidato del PIN parece ser la excepción y no la regla en el espectro político, ya que los aspirantes de otros partidos salvo Carlos Alvarado del PAC, o no están de acuerdo, o solo validarían la unión civil de personas del mismo sexo.

Actualmente, un 57% de los costarricenses está en contra del reconocimiento de las parejas del mismo sexo, mientras que el 37% sí está a favor, de acuerdo con una encuesta realizada por el CIEP-UCR que se dio a conocer a inicios de abril.

La medición también señala que la mayoría de los costarricenses toma en consideración motivos religiosos para basar sus opiniones.

Por otra parte, en lo que no está de acuerdo Castro es en la legalización de la marihuana para consumo medicinal o recreativo.

Para el candidato presidencial, el negocio de las drogas no solo promueve un baño de sangre, sino que deja huellas profundas en quienes consumen las sustancias ilícitas.

“La mortandad y la sangría que se vive en este país a diario por los enfrentamientos entre la gente del narcotráfico y los efectos que produce también son desastrosas”, aseveró Castro.

La única forma en que el candidato presidencial estuviera dispuesto a conversar sobre el tema, es si por ejemplo, todos los países del continente decidieran legalizar esta droga.

Al finalizar el año pasado se registraron 578 homicidios en el país, de los cuales el 46% fue tipificado como ajustes de cuentas o venganza relacionados con el narcotráfico, mientras que en 2013, apenas el 21% de los asesinatos tenía como móvil la guerra entre las bandas criminales.

Se estima que al finalizar este año, se habrán contabilizado más de 600 muertes, de acuerdo con el promedio diario de los últimos meses.

 

País conservador

La mayoría de los costarricenses se opone al reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo (cifras en porcentaje). 

Si  No  No responde
37,1 56,8 6,1

Fuente CIEP-UCR, 2017

Ver comentarios