Enviar
Nombramiento de magistrado la semana pasada es la segunda sustitución de un titular en los procesos contra el ex presidente
Caso Calderón: ¿Normal o raro?
Renuncia súbita de Ana Eugenia Sáenz a la Sala Tercera levanta suspicacias sobre el manejo del caso

El nombramiento de Alberto Víquez como magistrado en el proceso de apelación del ex presidente Rafael Angel Calderón, contra su condena por peculado dictada el año pasado, no es la primera sustitución en la serie de casos.
Lo mismo sucedió en el proceso penal inicial, cuando uno de los jueces se retiró, por una lesión de la muñeca.
El nombramiento de Víquez sucede tras la renuncia súbita hace cuatro semanas de Ana Eugenia Sáenz, magistrada suplente de la Sala Tercera, a quien se le había encargado la tarea de realizar un informe a los demás magistrados sobre el recurso de casación a la sentencia del caso Caja-Fischel, en el que figuran como acusados Calderón y ocho personas más.
La polémica en torno a su salida se debe a que presentó su renuncia ocho meses antes de que venciera su nombramiento y se jubilara. A ello se le suma que en su partida no explicó por qué se iba y se limitó a decir que era por asuntos personales.
Además, ha habido críticas acerca del hecho de que el suplente no escuchará los argumentos orales presentados en la audiencia pública, que ya se realizó.
En virtud de las dudas que han surgido, LA REPUBLICA consultó a varios penalistas sobre lo acontecido en la Sala Tercera.
Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios