Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



NACIONALES


"Caso BCIE es como refrito de Betty La Fea"

Esteban Arrieta [email protected] | Sábado 26 febrero, 2011



Oscar Arias, ex presidente de la República, critica investigación azuzada contra él y su hermano por oposición y algunos medios
“Caso BCIE es como refrito de Betty La Fea”
Costa Rica discute temas “absurdos” en vez de analizar reformas importantes, manifiesta político verdiblanco

Oscar Arias, ex presidente de la República, criticó fuertemente a algunos medios de comunicación y a la oposición, por revivir cuestionamientos contra él y su hermano Rodrigo Arias, precandidato del Partido Liberación Nacional (PLN) que ya fueron dilucidados.
El ex mandatario indicó ayer, en una conferencia en el Club Unión denominada “¿Hacia dónde va la democracia costarricense”, que sus contrarios han sumido a Costa Rica “en una lógica perversa”, en la cual, se hacen juicios sin pruebas que manchan el honor de las personas. Asimismo, lamentó que el país esté discutiendo temas “absurdos” en vez de estar analizando proyectos importantes como la ley de electricidad, la reforma fiscal y el acuerdo comercial con China.
Para el verdiblanco, la investigación que iniciaron los diputados para determinar o no, un supuesto tráfico de influencias por parte de su hermano en la detención de una indagatoria, “es como la novela Betty La Fea”.
“Ante la ausencia de casos de corrupción durante mi pasada Administración, el montaje del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) ha sido de nuevo objeto de escándalos y falsas acusaciones, tanto en la prensa como en la Asamblea Legislativa. Al paso que vamos, se convertirá en algo así como la telenovela Betty la Fea: en un refrito mediático para hacerles creer a los costarricenses que mi Administración no fue transparente. El control político en nuestro país se ha convertido en un show que debe hacerse cada dos o cuatro años a toda costa”, manifestó el ex presidente.
Igualmente, criticó la investigación que realizan los legisladores sobre la concesión de la carretera hacia Caldera, así como de la llamada que hizo a Ana Lorena Brenes, procuradora general de la República, para conocer si el Gobierno interpondría un recurso de oposición al fallo que evitó la minería Crucitas.
Arias dejó la presidencia en mayo de 2010 y durante sus cuatro años de Gobierno, su hermano ocupó el cargo de ministro de la Presidencia, siendo el responsables del programa del BCIE, el cual era una donación no reembolsable de $2 millones utilizados para pagar consultorías.
Los políticos enfrentaron durante el cuatrienio anterior cuestionamientos por dicha donación, pero al final, tanto la Contraloría General de la República, como la Procuraduría determinaron que “no se burló ninguna ley, ni nadie se robó un cinco”.
“Estos episodios evidencian, con pasmosa claridad, el profundo deterioro de nuestro debate político, en el que la confrontación de ideas y programas ha ido desapareciendo al mismo ritmo en que proliferan el insulto, el frenesí acusador y la palabra soez. Hoy, la inmadurez en que hemos caído nos ha llevado incluso a considerar como tráfico de influencias el hecho de que un líder político hable por teléfono con algún miembro de los poderes del Estado. Esto no solo es inmaduro, sino también ridículo”, añadió Arias.
A mediados de enero, La Nación dio a conocer que Rodrigo Arias llamó a José María Tijerino, ministro de Seguridad Pública para averiguar el estado de la indagatoria que realiza el Ministerio Público en su contra por el manejo de los fondos del BCIE.
El reportaje detalla que Arias recibió la notificación del proceso el 8 de octubre del año pasado. Ese mismo día y tras un lapso de dos horas, Jorge Chavarría, quien empezaría a fungir en tan solo ocho días como fiscal general de la República, solicitó a Lilliam Gómez, fiscala general interina, suspender la investigación.
Por los hechos señalados, la oposición en el Congreso ha sugerido que Rodrigo Arias intervino de alguna forma en la cancelación de la indagatoria y ordenó la creación de una comisión investigadora sobre el tema.
El objeto es aclarar si la llamada de Arias a Tijerino fue el mismo día de la detención del proceso o un día después como alega el ex ministro y de esta forma, determinar un supuesto tráfico de influencias.
A ese foro legislativo, deberán ir tanto Oscar Arias como Rodrigo Arias.

Esteban Arrieta
[email protected]