Logo La República

Lunes, 17 de junio de 2019



FORO DE LECTORES


Caso Trump – Huawei: “Simplemente no se puede cerrar a China”

Esteban Arrieta [email protected] | Martes 21 mayo, 2019

Donald Trump, presidente de Estados Unidos mira la marca de agua de Huawei

No entiendo el cierre comercial que está realizando el presidente Trump con China, ni mucho menos el ataque a uno de sus principales íconos en la tecnología como lo es Huawei Technologies Co. Ltd.

Si en el país de la libertad empiezan a suceder este tipo de cosas a nivel comercial, pareciera que tendremos muchos problemas en el resto del mundo.

Pregunto, ¿no es cierto que de todos los dispositivos electrónicos, algunos o todos sus componentes se ensamblan en China?

Lo que me queda claro es que uno simplemente no se puede cerrar a China.

Es claro que Huawei necesita de componentes estadounidenses para operar, pero de igual manera, ¿cuánto dinero, empleo y nuevas oportunidades significan los negocios de esta empresa china para los Estados Unidos?

Con esto no sólo está dejando fuera del negocio a Huawei, sino le está quitando dinero a grandes empresas estadounidenses que hacen negocios con el gigante asiático.

Hoy, por medio de la tecnología podríamos indicar que todo representa una amenaza, por eso creo que es un grave error que el presidente Trump utilice esto como justificación, y más por un tema de seguridad nacional.

Tratar de poner a la empresa fuera del negocio también es desproporcionado y profundamente imprudente por el mensaje que está enviando al resto del mundo.

El daño es colateral, pierden también las empresas estadounidenses que hacen negocios en China, lo que podría incurrirles en nuevos costos significativos.

Esto, más que una estrategia de acercamiento entre China y Estados Unidos, podría generar más tensiones entre las dos economías más grandes del mundo.

Lo mejor es continuar con la cooperación que ha existido entre ambas partes, al final, ambas economías se han apalancado una de otra para hacer más grandes sus negocios, en especial aquellos relacionados con la tecnología.

Lo que los EE. UU. necesita es un plan más grande que busque una coexistencia más saludable con China.

Eso significa construir las defensas, aprovechar sus fortalezas competitivas, trabajar con aliados para presionar a China para que cumpla con las normas globales, y tomar la iniciativa para escribir nuevas reglas que puedan restringir su comportamiento más perturbador.

El aplastamiento de Huawei, por el contrario, simplemente parece un error de cálculo estratégico, y uno con consecuencias potencialmente desastrosas para todo el mercado, incluido el norteamericano.