Casi mitad de medicinas son falsas
Enviar

Mercado local no es la excepción a la regla internacional

Casi mitad de medicinas son falsas

Peligro porque efectos secundarios provocan hasta la muerte

La preocupación de las autoridades es que el bajo costo de los medicamentos falsificados inste a los consumidores a comprarlos, con costo directo a la salud de las personas.

201310182239420.n22.jpg
201310182245070.nn.jpg
Las consecuencias van desde la falta de efecto contra la enfermedad que se quiere atacar, hasta provocar la muerte.

Entre los efectos más dañinos está el daño cerebral producto de convulsiones ocasionadas por excesos o drogas que ni siquiera deben usarse en la composición de un medicamento.
Alergias, sobreexposición a una droga, resistencia a las bacterias en el caso de antibióticos, son parte de las reacciones menos nocivas que puede sufrir el consumidor.
El problema es que muchos de estos productos son similares y casi iguales a los originales en presentación, los falsificadores utilizan diseños idénticos para confundir a los pacientes.
Pero en el caso de uno falsificado, las dosis no son exactas, lo que provoca que la persona tenga reacciones distintas a la de un fármaco original.
Su venta es impulsada por el bajo precio en comparación con los originales, en algunos casos la diferencia entre los costos supera los ¢10 mil.
La falsificación se origina principalmente en países del continente asiático y de África, los que son posteriormente trasladados al resto del mundo.
A nivel latinoamericano, países como Colombia son productores líderes de este tipo de medicinas pues están ligadas directamente con los carteles de la droga, quienes en la mayoría de los casos son quienes se encargan del contrabando entre países.
Un medicamento bajo el estándar de calidad interpuesto por el Ministerio de Salud debe cumplir con informar la cantidad y los tipos de sustancias que utilizan en la preparación del medicamento.
Costa Rica es más atacada a través de la frontera norte, donde ingresan cargamentos procedentes de Nicaragua y Guatemala, en este último se detectó el mes anterior un laboratorio que exportaba los fármacos hacia nuestro país.
Pese a esta tendencia, la falsificación de este tipo de productos aún no afecta a las farmacias de forma importante, por lo que una de las tareas para 2014 es evitar que esto ocurra.
Autoridades nacionales del Ministerio de Salud, GS UNO, la Caja y la Asociación de la Industria Farmacéutica Nacional realizaron esta semana un foro para trabajar en un plan 2014 que integre a las autoridades de seguridad en esta lucha.
Entre el 30% y 40% de los medicamentos que se distribuyen en el mundo son falsificados, según la Organización Mundial de la Salud.
A nivel global se estima que las medicinas falsas generarán para 2015 unos $1.770 mil millones por lo que se constituye en una fuente de ingresos vital para el crimen organizado, con un crecimiento anual del 22%.

Angie Calvo
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios