Enviar
Empresa realiza acuerdos en Estados Unidos para exportar alimentos preparados bajo marca privada
Casa Phillips explora nuevos negocios en el exterior

• Ingreso de vuelos aéreos al país crea oportunidades de ofrecer su servicio de catering a aerolíneas
• Compañía invertirá $1 millón en una planta de proceso en Liberia debido al boom turístico en Guanacaste

Karen Retana
[email protected]  

Lo que surgió como un pequeño negocio dedicado a proveer sándwiches, jugo de naranja y café para los vuelos de la aerolínea Pan Am en 1947, hoy es una promisoria empresa costarricense que atiende a 19 de las más importantes líneas aéreas del mundo y vuelos privados.
Casa Phillips, con 60 años en el mercado, pasó de un negocio artesanal a una firma que ofrece un servicio integral de comidas a bordo. Su tarea va desde la selección de la materia prima hasta la preparación, empaque y abordaje del producto.
El boom que ha experimentado Costa Rica en la atracción de nuevas líneas aéreas se ha convertido en el principal motor que impulsa oportunidades de negocios para la compañía.
“Hay un repunte en nuestra operación debido al dinamismo que experimenta el país al convertirse en un centro de turismo”, señaló Enrique Valverde, gerente general de Casa Phillips.
Por ejemplo, la llegada de nuevas conexiones al aeropuerto Daniel Oduber en Liberia promueve que la empresa invierta $1 millón en una planta para atender la demanda en dicha terminal.
Para el próximo año la empresa también proyecta invertir $220 mil en la compra de equipos y de dos camiones especializados para este tipo de actividad. Actualmente tiene 19 vehículos para atender la operación.
“Los crecimientos del negocio para el próximo año se proyectan con base a los incrementos que experimenta el turismo”, sostuvo Valverde.
Casa Phillips también ha sabido aprovechar la capacidad ociosa de su planta ubicada en Alajuela con la incursión de una nueva línea de negocios dedicada a la exportación de alimentos procesados.
Actualmente la empresa exporta productos como queques bajo marca privada a Puerto Rico.
“Con la firma puertorriqueña pronto exportaremos otro tipo de comidas como lasañas y carne preparada”, explicó el ejecutivo.
Actualmente también se encuentran en negociaciones con clientes ubicados en Florida y Texas. Asimismo exploran oportunidades en Europa, admitió Valverde.
Casa Phillips también cuenta con una marca propia llamada Phillips Chef, la cual opera a través de una empresa hermana.
En el país comercializa algunos productos en supermercados. Sin embargo, en esta categoría no pretende ampliarse ya que el mercado costarricense no tiene la cultura de compra de comidas preparadas.
En su planta ubicada en Alajuela, la compañía ha invertido en maquinaria y en equipos que son utilizados en cada una de las etapas. No obstante, el recurso humano tiene una gran cuota de responsabilidad ya que muchas de las fases del proceso son manuales.
Otro de los servicios que lleva a cabo la empresa es el lavado de los utensilios, planchado de la mantelería y el almacenamiento de sus equipos y logística de entrega.
Fuera de las fronteras costarricenses, Casa Phillips tiene operaciones en San Pedro Sula, Honduras con una planta que atiende al Aeropuerto Ramón Villeda.
“No descartamos la posibilidad de incursionar en otros países a través del catering aéreo, sin embargo eso depende de la disponibilidad de los clientes a tener relaciones comerciales con la empresa”, señaló Valverde.
Uno de los factores condicionantes que enfrentaría la compañía es que en casi todos los países de la región tiene sus propias cocinas en los aeropuertos.
La competencia que enfrenta Casa Phillips está fuera de las fronteras, ya que en Costa Rica es la única compañía que ofrece este tipo de servicios.
“Competimos con las cocinas de otros destinos, sin embargo la llave del éxito que nos ha mantenido por 60 años se llama servicio al cliente y calidad”, sostuvo el empresario.
La empresa cuenta con el Sistema de Gestión de la calidad ISO 9002 y en 2001 se certificó en el Sistema de Gestión Ambiental con el ISO 14001.
Dichas certificaciones implicaron una serie de mejoras en la operación, muestra de ello es que las instalaciones cuentan con plantas de reciclaje y tratamiento de los desechos industriales y aguas residuales.
La empresa también ha tenido que enfrentar la decisión de algunas aerolíneas en recortar sus presupuestos para minimizar costos.
No obstante, Casa Phillips ha tratado de ajustarse a dichos acontecimientos ofreciendo diversas opciones que llenen las expectativas tanto de las aerolíneas como de la compañía


Ver comentarios