Carro eléctrico resulta ganador inesperado de decisión de OPEP
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

Los fabricantes de autos eléctricos pueden suspirar aliviados gracias a la decisión de la OPEP de reducir la producción petrolera, que en caso de ser mantenida podría contribuir a inclinar la discusión a favor del transporte más ecológico.

Las ventas de autos eléctricos se estancaron el año pasado en los Estados Unidos cuando los precios de la nafta cayeron un promedio de 5,8%y la demanda de ese carburante creció por primera vez en seis años. Los precios del petróleo en alza, o incluso signos de que el costo de la nafta no bajará más, ayudarían a hacer valer razones económicas a favor de alternativas como los biocombustibles y los autos eléctricos, según la Agencia Internacional de la Energía.

“Además, un precio más alto del petróleo aumenta la competitividad de los autos eléctricos”, dijo Laszlo Varro, economista jefe de la comisión de control del área de la energía con sede en París para los países industriales. “Por cierto, en los Estados Unidos se dio una correlación muy interesante: cuando bajaron los precios de la gasolina hubo un cambio considerable en el mercado automotor estadounidense”.

Los precios del petróleo subieron 5% después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo acordó limitar la oferta este miércoles, lo cual indicaría el fin de la caída de dos años en los precios del crudo.

El apoyo de OPEP a la primera reducción de la producción en ocho años indicó un cambio en la política de Arabia Saudita de dejar que las fuerzas del mercado determinen el precio del crudo. Si bien el petróleo no compite directamente con las energías renovables o los autos eléctricos, el precio de cada barril se filtra en todos los segmentos del sector energético y contribuye a determinar si los funcionarios a cargo de la política y los consumidores están satisfechos o preocupados por tener opciones distintas de los combustibles fósiles.

La inversión en energía limpia alcanzó un récord de $348.500 millones en 2015 pese a que los precios del petróleo bajaron, según Bloomberg New Energy Finance. Los biocombustibles perdieron financiamiento, y en los Estados Unidos, donde el costo de mantenimiento bajó, las ventas de autos eléctricos cayeron 4,1%.

Los precios bajos del petróleo pueden alentar a conducir más y comprar autos que consumen mucha nafta, lo cual se reflejó en el aumento de la demanda de nafta en los Estados Unidos el año pasado. Los precios en el surtidor promediaron $2,39 el galón (3,81 litros), según datos de la American Automobile Association. La AIE estima que la demanda creció 5% el año pasado, revirtiendo una caída de seis años.

Las ventas de autos eléctricos probablemente crezcan 44% este año hasta un récord de 647 mil unidades, según Bloomberg New Energy Finance. Si bien esto desplazará una fracción de 1 por ciento de la demanda de petróleo mundial, su crecimiento, junto con el de biocombustibles como el etanol, significa que los consumidores tendrán más alternativas a la gasolina que antes y podrán pasar con mayor facilidad a una alternativa más ecológica, dijo Michael Liebreich, fundador del grupo de investigación con sede en Londres.


Ver comentarios