Enviar

Trayectos pendientes mejorarían calidad de vida para usuarios

Carrera contra el tiempo por Intersectoriales

Interconexión de todas las rutas permitiría cerrar el anillo de servicios en el Área Metropolitana

La promesa fue hecha, las rutas de buses intersectoriales deberían funcionar antes del cambio de Gobierno. Faltan cuatro y podrían ser aprobadas en los próximos días en el Consejo de Transporte Público según fuentes cercanas a LA REPÚBLICA.
Durante las últimas semanas se han realizado pruebas para terminar de definir el trazado exacto que tendrá cada ruta.
Se trata de los recorridos Escazú- Hatillo, Moravia-La Valencia, Hatillo-Guadalupe, y La Valencia-Santa Ana.
La viabilidad de los dos últimos tramos depende del resultado de procesos legales presentados por los empresarios que operan rutas en esos sectores.
El beneficio para el usuario es una reducción en los tiempos de viaje y en la disminución de buses que entran al centro de la capital actualmente.
Involucrar a los empresarios que tienen operaciones en los sectores donde pasarán las interlíneas y evitar la afectación a sus negocios sería una solución para que el proyecto arranque sin trabas ni pulsos de poder.
De las cuatro rutas pendientes por activar, las que unirán Escazú con Hatillo y Moravia con La Valencia se podrían implementar en cualquier momento.
La que enfrenta dificultad es la ruta Hatillo-Guadalupe, cuyo recorrido coincide en parte de los tramos con La Periférica.
Para defender la ruta, la empresa inició un proceso en el tribunal contencioso administrativo, para delimitar la prioridad que tendría la empresa para mantener sus operaciones en la zona.
“No entendemos la prisa por aprobar las interlíneas esta semana, la sentencia del Tribunal estará lista en un par de semanas, nosotros estaríamos dispuestos a participar en el proyecto con todo gusto”, explicó Luis Diego González, gerente de La Periférica.
Integrar los tres servicios de buses que operan desde el año anterior con los cuatro recorridos restantes permitirá que el círculo de transporte se cierre en el Área Metropolitana.
Se espera que las nuevas líneas de autobús lleven un proceso similar al que superaron el año anterior las primeras tres intersectoriales para empezar operaciones.
Se tendrán que llevar a cabo pruebas en carretera para ver los trazados de cada trayecto, los radios de giro y los posibles cambios en la señalización que ayuden a agilizar el tránsito de los buses.
Todo será sustentado por informes técnicos que permitan garantizar la sostenibilidad y la correcta operación de los servicios.
Actualmente, los autobuseros trabajan en las pruebas de campo para determinar los lugares que se unirán en el recorrido.
Menos tiempo de viaje y la posibilidad de llegar a cualquiera de las ciudades de la periferia josefina en menos de media hora, serán los beneficios directos para los usuarios.
El balance de las primeras tres rutas que arrancaron en octubre pasado es bueno, a diario las interlíneas movilizan 12 mil personas por la capital.
Además de reducir hasta en un 30% los tiempos de viaje, se evitaría el ingreso de personas al centro de la capital para hacer transbordo.
La alta demanda de las rutas que ya operan provocó que se acelere el paso en el Consejo de Transporte Público para encaminar el inicio de los otros cuatro recorridos.
Mientras finalizan todos los detalles para activar las interlíneas, también se barajan opciones para integrar a diferentes empresas de autobuses que participen en la iniciativa para operar en conjunto los servicios.
“Esperamos que se puedan hacer realidad muy pronto, sabemos que los resultados de las interlíneas son buenos y que beneficiarán a muchas personas, entendemos que todos los empresarios podemos participar”, comentó Maritza Hernández, presidenta de la Cámara Nacional de Transportes de Costa Rica.
Lograr que las intersectoriales entren en operación en los próximos meses complementaría los esfuerzos por desahogar las principales rutas de la capital.

201403192324150.n4.jpg

Manuel Avendaño
[email protected]
@MavendanoLR

Ver comentarios