Enviar

TENDENCIAS

Caricaturesca sensualidad

El "burlesque", género dominado tradicionalmente por la mujer, no excluye a los hombres

201404282312370.m2.jpg
La explosión del burlesque, se dio en los años 50 y los 60. Archivo / La República
El burlesque, género dominado tradicionalmente por la mujer, no excluye a los hombres, como demostró la tercera edición del Festival de Boylesque de Nueva York, que se celebró el fin de semana y donde el desnudo, la teatralidad y el humor se suben al escenario sin complejos.
Suena la música de "El rey león", pero no es el musical de Broadway. Se abre el telón del Drom de Nueva York y ni rastro de Simba ni de Mufasa. Tan solo un hombre orondo con una malla de cebra y una peluca leonina de plástico que se contonea con un erotismo cómico. La ley de la selva rige el "boylesque" y Nueva York se reencuentra con su espíritu libérrimo y "underground".
Después vendrán una versión barbuda del "Single Ladies" de Beyoncé, una reinterpretación con "look" sadomasoquista de la "Carmen" de Bizet; una drag queen que se revela contra el capitalismo; un Elvis Presley con borlas en las nalgas o un encantador show con referencias a Charles Chaplin de Lou Henry Hoover, artista local. El desnudo puede aparecer o no, pero en realidad es lo de menos.
"Somos hombres quitándose la ropa, así que tiene ya de por sí algo gracioso. Así que tienes que jugar con esa comedia, con lo satírico. Tiene que haber inteligencia, algo más teatral para que no sea un simple 'striptease'. Es arte porque habla del mundo", explica a Efe El Toro, de Uruguay, y una de las cabezas de cartel de este certamen no competitivo con un espectáculo de influencias circenses.
El sexo y el ridículo a menudo van de la mano, pero el "burlesque", desde hace siglos, hace de ello un arte de caricaturesca sensualidad que, desde el mítico local Crazy Horse en París a uno de los últimos vídeos de Beyoncé, ha demostrado su capacidad para la fascinación por esta forma de desnudo parcial pero muy elaborado.
Como buenos empresarios de la noche, Jen Gapay y Daniel Nardicio vieron ahí un nicho de mercado y, mientras la primera lleva doce años produciendo el Festival de Burlesque de Nueva York, el segundo se encargó de centrarse en el subgénero solo para hombres.

Nueva York / EFE

Ver comentarios