Cardenales arrasan
Yadier Molina a la izquierda y el lanzador, Shelby Miller, dos baluartes de los Cardenales de San Luis. Dilip Vishwanat-AFP/La República
Enviar

Cardenales arrasan

Ya nadie se acuerda en San Luis de un tal Albert Pujols

El receptor puertorriqueño Yadier Molina fue seleccionado como el jugador más valioso de la Liga Nacional de la primera mitad de temporada y el receptor de los Pájaros Rojos va con todo por ese honroso título al final de campaña.
Faltan exactamente 60 partidos y los Cardenales lideran la División Central de la Liga Nacional con 62 victorias, 39 derrotas el mejor récord de todas las Grandes Ligas.
El hermano menor de la famosa dinastía de receptores de los Molina, es el mejor bateador del Viejo Circuito con promedio de .332.
Solo tres días antes del Juego de Estrellas, Yadier bateó cinco hits en 13 turnos, para average de .385, con cuatro carreras anotadas y seis impulsadas. Como extrabases ligó un par de dobletes y un jonrón, para slugging de .769.
Todo parece indicar que el latino se encamina a una temporada de ensueño y sobre todo que no tiene en su circuito, la rivalidad de ese monstruo al bate que se llama Miguel Cabrera, el felino que sigue despachando jonrones con media cadera golpeada y que tiene a los Tigres de Detroit ganando partidos con palizas descomunales.
Otro boricua, en esta ocasión el jardinero Carlos Beltrán, ha sido el que con el madero al brazo, hizo olvidar más rápido de la cuenta a los fanáticos de San Luis al que se creía indispensable e indiscutible Albert Pujols, un fiasco con los Angelinos de los Angeles que desembolsaron millones de dólares para firmar al inicialista, hasta ahora para nada (Pujols está en lista de lesionados).
Beltrán ha sacado la bola del parque en 19 oportunidades y ha tenido como grandes socios en la caja de bateo al camarero Matt Carpenter, con 125 imparables, promedio de bateo .321 y al inicialista Allen Craig que ha traído al plato 79 carreras y batea para .329.
Beltrán, de 36 años, se encuentra en su temporada final de su contrato de dos años y $26 millones con los Cardenales. Luego de varias temporadas plagadas de lesiones con los Mets, Beltrán logró recuperarse al lograr apariciones consecutivas en el Juego de Estrellas como miembro de los Cardenales.
Desde luego que para mantenerse en la cima de la Gran Carpa, los Pájaros Rojos han tenido muy buen pitcheo, liderado por su astro Adam Wainwright, con 13 victorias y seis derrotas (2.51 era); Shelby Miller (10-6), con promedio 2.77 y Lance Lynn, con 12 triunfos y cinco derrotas, 3.98 promedio.
A pesar de que los Cardenales arrastran lesiones de piezas relevantes de su nómina, casos de Chris Carpenter, Rafael Furcal, Jaime García y Jason Motte, su taponero estelar, han surgido repuestos de lujo, como el ahora cerrador Edward Mujica, relevista venezolano que pasó a taponero por la lesión de Motte.
El nativo de Valencia floreció este año como rematador, luego de pitchear para cuatro organizaciones (Indios, Padres, Marlins y ahora Cardenales en ocho temporadas).
Con 30 salvamentos, Mujica le da crédito a su “manager” Mike Matheny por su éxito este año.
“Desde un principio cuando llegué a San Luis desde Miami, el año pasado, él me dio la oportunidad. Me dijo cual era mi rol. Eso fue la pieza importante para mí. Y gracias a Dios hemos tenido bastante éxito gracias a la comunicación y la confianza que me ha dado el manager”, dijo el pitcher quien fue canjeado de los Marlins de Miami a los Cardenales el 31 de julio de 2012.

Gaetano Pandolfo
[email protected]

Ver comentarios