Enviar
Sábado 7 Septiembre, 2013

Quisiera sugerir tres acciones que, a mi parecer, incentivarán a las empresas a reducir sus emisiones


Carbono neutralidad en empresas ticas

Cada vez son más las empresas que están considerando emprender su camino a la carbono neutralidad; sin embargo, hasta ahora son pocas las que han dado el paso definitivo. A pesar de ser tan discutido el tema en diferentes foros, ¿por qué no ha tomado más fuerza? Quizás no tenga la respuesta, pero quisiera sugerir tres acciones que, a mi parecer, incentivarán a las empresas a reducir sus emisiones.
En primer lugar, se deben mejorar la comunicación e información acerca de cómo las instituciones o empresas pueden llegar a la carbono neutralidad. Muchas de ellas desconocen que existe un programa oficial bajo la tutela de la Dirección de Cambio Climático. Ese programa se rige bajo la norma INTE 12-06:2011, que establece los parámetros para que esas entidades alcancen la carbono neutralidad.
Según dicta la norma, para que una entidad logre la C-neutralidad debe, en primera instancia, medir sus emisiones. Para dicho cálculo, puede acceder a alguna entidad avalada por la Dirección de Cambio Climático. Actualmente, se encuentran inscritas tres: SCS Global Services, Earth University e INTECO.
Después de verificar la huella, la entidad debe mitigar y compensar las emisiones mediante la compra de certificados de carbono. Seguidamente, cualquiera de los tres entes verificadores antes mencionados podrá autentificar la carbono neutralidad.
Mejorar la coordinación interinstitucional para promover la marca C-neutral de Costa Rica a nivel internacional es el segundo tema en el cual se debe trabajar.
La marca C-neutral es atractiva en la medida que las entidades que la obtienen puedan sacar algún beneficio de ella; por ejemplo, a nivel de promoción de su imagen. Este aspecto toma mayor relevancia cuando existe una aceptación de la marca que trasciende las fronteras, especialmente para empresas exportadoras.
Esta debilidad se puede resolver, de forma temporal, si las empresas que calculan sus emisiones lo hacen con alguna verificadora autorizada para trabajar a nivel nacional y con acreditación internacional. Sin embargo, la situación ideal es que la marca país sea aceptada globalmente, lo cual, dicho sea de paso, es consecuente con la imagen verde de Costa Rica.
Como tercer punto, se debe facilitar a las entidades las condiciones para maximizar el efecto positivo en su accionar de mitigación. Entre estas condiciones, se encuentran el apoyo con asistencia técnica y el financiamiento con condiciones favorables. Usualmente, la reducción de la huella de carbono implica bajar el consumo de energía, eficiencia en producción y transportes, etc. Además, todos estos elementos pueden tener, además de un impacto positivo en materia ambiental, un aporte favorable a nivel de costos y eficiencias, aumentando la competitividad de las empresas.
Si se lograra una mejor información y promoción de la marca país a nivel internacional y el apoyo para maximizar los efectos positivos de las acciones de mitigación, sin duda, esto motivaría a más entidades a dar el paso de buscar y lograr su carbono neutralidad.

Juan Solera O

Director Regional de Centroamérica de SCS Global Services