Enviar
ANALISIS
Ampliar ruta a Limón costará más que vías a Caldera y Liberia juntas
Cara carretera china

Utilizar préstamos ociosos existentes sería más eficiente
La ampliación que haría una empresa china de un tramo de la ruta que conecta San José y Limón no cumple la principal característica de los productos chinos: el bajo costo.
Todo lo contrario; el proyecto costará $400 millones, mientras que la construcción de la ruta a Caldera y la ampliación del tramo de carretera entre Cañas y Liberia, juntas costaron $50 millones menos.
La obra incluye llevar a cuatro carriles el tramo de la ruta 32 entre Río Frío y el centro de Limón. Ese paso será valioso para evitar que los furgones sigan pasando por San José pues forma parte del nuevo corredor que conectará la zona norte, incluyendo Nicaragua, con los puertos del Caribe, sin necesidad de transitar por el centro.
Además con menos vehículos pesados pasando por el tramo del parque nacional Braulio Carrillo, será más fácil y seguro para los capitalinos viajar a disfrutar de la costa caribeña.
Sin embargo, la alta factura por la obra la pagarán los contribuyentes, pues se está considerando pedir un millonario crédito a China, para desarrollarla.
Una mejor salida para evitar el impacto en el pueblo sería que el Gobierno desista del dinero chino y use los millones de dólares de dos créditos viales de los cuales una alta cantidad no se ha utilizado, a pesar de estar aprobados desde hace años.
La urgencia de ampliar la vía a Limón es innegable.
Esa carretera entre el puerto y la capital, es por donde entra y sale el 80% del comercio costarricense.
La petición de que China financie y realice las obras para mejorar la vía a Limón la planteó la presidenta Laura Chinchilla a las autoridades chinas, en una visita que hizo a Pekín el 10 de agosto.
No obstante, el costo de la ampliación de la carretera a Limón propuesta por la presidenta sería alto, en comparación con varios proyectos anteriores, aunque incluye la ampliación de más puentes que las otras dos obras.
En lo que a la extensión se refiere, la pista a Caldera, así como el incremento en la capacidad del tramo de la carretera hacia Guanacaste, en su conjunto suman 23 kilómetros más que el que les correspondería realizar a los chinos.
Los anteriores proyectos además involucraron un alto grado de dificultad, incluso en el caso de Caldera, se debieron derribar cerros para construir los 40 kilómetros del tramo nuevo entre Ciudad Colón y Orotina.
Por cierto que de mantenerse el precio de la ruta al Caribe como está, lo más conveniente sería que usáramos los casi $900 millones de créditos que están disponibles desde hace tiempo y que no se han usado, por los cuales nos cobran intereses.
Además, habría menos trámites para invertirlos, al tomar en cuenta el hecho de que el crédito chino tendría que empezar el trámite de ratificación en el Congreso.
Por otro lado, los otros créditos, provenientes de bancos internacionales, ya cuentan con la garantía del Estado.
El proyecto de la ruta caribeña comprende aumentar a cuatro carriles los 107 kilómetros que hay entre Río Frío, a la altura de Guápiles, y el centro de Limón.
Por la carretera a Limón transitan actualmente unos 5 mil vehículos todos los días; de ellos unos 700 son camiones pesados que llevan o traen mercadería de los puertos de Limón y Moín.

Danny Canales
[email protected]



Ver comentarios