Enviar
Caos y desolación se apoderó del país caribeño tras terremoto de 7 grados Richter
Caos y desolación en Haití
• Sismo habría dejado 3 millones de damnificados y daños por hasta $29 millones, estima la Cruz Roja y la reaseguradora alemana Hannover Rückversiger

Puerto Príncipe/EFE

El caos y la desolación dominaron la vida en Haití 24 horas después de una serie de terremotos que afectaron especialmente a la capital, Puerto Príncipe, y causaron “cientos de miles” de muertos, según el primer ministro haitiano.
Puerto Príncipe es un infierno de escombros, cadáveres y miles de personas vagando por las calles, unas situación que el presidente de Haití, Rene Préval, calificó de “inimaginable” en una entrevista publicada por el diario The Miami Herald.
El primer ministro, Jean Max Bellerive, dijo su parte a CNN que son “cientos de miles” los que han perdido la vida, pero hasta ahora no hay un recuento oficial, ni tampoco oficioso.
Sí está confirmado que al menos 13 latinoamericanos han fallecido y una decena están desaparecidos, casi la mayoría vinculados a las fuerzas de la ONU.
Préval dijo haber caminado ayer entre cuerpos aplastados y oído los gritos de las personas atrapadas en los escombros del edificio del Parlamento, uno de los tantos que no pudo resistir el embate de un terremoto de 7 grados Richter, seguido de tres réplicas, y cuyo epicentro se situó a solo 15 kilómetros de la ciudad.
El primer ministro, que al igual que Préval reclamó ayuda urgente para Haití, destacó que pese a la horrible situación que se vive la población se está comportando con “calma”.
“La población ha reaccionado con madurez. La gente está tratando de ayudarse unos a otros, tratando de organizarse”, indicó.
Bellerive subrayó la importancia de que el aeropuerto de la capital vuelva a funcionar con normalidad, pues es una infraestructura imprescindible para comenzar a recibir cargamentos de ayuda humanitaria y personal especializado.
Compañías aéreas consultadas por Efe en Santo Domingo confirmaron que el aeropuerto de Puerto Príncipe está abierto, pero que la torre de control sufrió daños severos y que desde la capital dominicana solo están saliendo periodistas y ayudas en vuelos charter.
Solo hay un controlador aéreo operativo, indicaron.
También se han venido abajo o han resultado dañados cientos de edificios, entre ellos algunos tan significativos como la catedral de Puerto Príncipe, el Palacio Presidencial o la sede de la ONU, además de ministerios, hoteles y escuelas.
Ver comentarios