Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Candidatos electorales hacia 2014

Vladimir de la Cruz [email protected] | Miércoles 23 marzo, 2011



Pizarrón
Candidatos electorales hacia 2014

La lucha política es, por su esencia, la lucha por el poder político, que en Costa Rica se representa en los órganos del Estado, los poderes Ejecutivo y Legislativo, y los gobiernos municipales. La lucha política electoral más importante es la que se da por el control del Poder Ejecutivo, porque de él se dictan las directrices nacionales de las instituciones diariamente y se ejecutan las políticas nacionales desde los ministerios e instituciones públicas.
El control del Poder Ejecutivo da el máximo poder de administración del Estado. El que gana la elección presidencial no la comparte proporcionalmente en su resultado para nombrar ministros. Por ello las elecciones tienen ese rasgo, que descansa en la campaña de candidatos presidenciales, y no solo por el papel destacado que el Presidente tiene en la vida nacional.
Son estos los que atraen votos al resto de sus papeletas diputadiles y municipales. Por eso es importante la calidad política y personal del candidato.
Los partidos políticos nacionales luchan por obtener este control de administración del Estado por medio del Poder Ejecutivo. En este propósito los partidos forman y escogen sus líderes, de manera que el candidato presidencial, en general, es aquel que representa lo mejor y mayoritario de cada partido, el que reúne las aspiraciones comunes de sus partidarios, el que conduce unitariamente a su movimiento, el que le da mayor cohesión e imagen pública con capacidad de multiplicar y sumar voluntades al caudal político partidario, el que también representa los ideales nacionales y la visión país que el partido político impulsa y propone desarrollar en próximo gobierno.
Partidos políticos, como el comunista o Vanguardia Popular en el pasado, el socialcristiano (PUSC) y Liberación Nacional (PLN) desarrollaron escuelas de capacitación política interna, con ayuda internacional, para formar estos liderazgos. Jóvenes militantes se prepararon en esas escuelas e institutos, en los ideales de cada organización, para convertirse en líderes políticos, a modo de apóstoles modernos de sus idearios políticos. Los partidos PUSC y PLN iniciaron a esos líderes en la lucha política en las municipalidades, en juntas directivas de instituciones, en ministerios hasta darles la oportunidad de ser sus candidatos presidenciales.
Lo ideal es que un candidato presidencial no se improvise, que llegue a ese puesto con experiencia política.
La determinación de los candidatos presidenciales de cada partido solo le compete a cada partido, a sus militantes y miembros por los mecanismos que cada partido establezca. El candidato del PLN lo definen los liberacionistas, los del PUSC los socialcristianos, los del ML los libertarios, los del PAC su candidato y la izquierda los suyos. En su interior partidario los precandidatos tienen el derecho de luchar con tiempo por afirmar su candidatura final.
Cuando en un partido político destaca un candidato como lo es Rodrigo Arias en el PLN, o si el PLN se percibe como la fuerza victoriosa unida con Rodrigo Arias hacia 2014, ¿qué les queda a los otros partidos anti PLN? ¿Criticar al PLN por su candidato, unirse o buscar alguien mejor que él en cada partido para enfrentárselo?
Las elecciones están encima. La carrera hacia el nuevo gobierno del 2014 empezó el día siguiente de las elecciones de 2010, así ha sido siempre. ¡Qué bueno que ya hay candidatos a la vista en varios partidos!

Vladimir de la Cruz