Enviar
Candidatos chapines en cacería de votos

Guatemala celebrará segunda ronda electoral el 4 de noviembre

Guatemala
EFE

Los candidatos a la Presidencia de Guatemala, Álvaro Colom y Otto Pérez Molina, realizan esfuerzos titánicos para lograr el apoyo de los ciudadanos en las elecciones en segunda vuelta del próximo 4 de noviembre, que definirá al nuevo gobernante del país.
En su afán por llegar a las urnas con ventaja sobre el rival, los aspirantes no escatiman esfuerzos por reunirse con los candidatos perdedores en los comicios generales del pasado 9 de septiembre, para pedir el apoyo de sus electores, así como con líderes nacionales de gran arrastre entre los guatemaltecos.
Colom, de la socialdemócrata Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), y Pérez Molina, del derechista Partido Patriota (PP), se han reunido con el presidente saliente, Óscar Berger, el alcalde metropolitano Álvaro Arzú (tres veces elegido para ese cargo) y el arzobispo metropolitano, cardenal Rodolfo Quezada Toruño.
También se han entrevistado con los dirigentes de los antiguos paramilitares, a quienes, a cambio de sus votos, han ofrecido dar el último pago de una indemnización que les adeuda el actual gobierno, por el apoyo que dieron al Ejército a combatir la guerrilla durante el conflicto armado interno (1960-1996).
Colom, el candidato de la UNE, quedó en primer lugar de las elecciones generales con 926.244 votos (28,23%), mientras que Pérez Molina, del PP, obtuvo la segunda posición con 771.175 sufragios (23,51%).
Tanto el socialdemócrata como el derechista se acreditan el apoyo de seguidores de la oficialista Gran Alianza Nacional (GANA), partido que en las elecciones del 9 de septiembre quedó en tercer lugar con su candidato presidencial Alejandro Giammattei.
Según analistas locales, Pérez Molina, cuyo partido integró la GANA en 2003 para apoyar la candidatura de Berger, tiene más opciones que Colom de que la fuerza política gobernante le deje a sus electores, debido a la coincidencia ideológica de ambas agrupaciones.
Los candidatos también se han acercado al partido Centro de Acción Social (CASA), que ocupó la cuarta posición con su candidato presidencial, Eduardo Suger.
Sin embargo, Suger ha asegurado que no dará su apoyo a ninguno de los contendientes y que sus electores están en libertad de escoger al próximo gobernante.
El Frente Republicano Guatemalteco (FRG), que lidera el general golpista José Efraín Ríos Montt (1982-1983), electo diputado para el próximo periodo, no ha expresado su apoyo a ninguno los candidatos, pero los analistas consideran que se inclinará por Colom por una vieja enemistad con Pérez Molina.
Mientras que Encuentro por Guatemala (EG), que postuló a la primera magistratura a la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú quien quedó en el sexto puesto, ha llamado a sus electores a votar nulo en la segunda vuelta, según su secretaria general, Nineth Montenegro.
Alcaldes y diputados electos de diferentes partidos, algunos a título personal, también han desfilado ante Colom y Pérez Molina para ofrecerles el apoyo para la segunda vuelta a cambio de un compromiso serio de financiación para sus proyectos en el periodo 2008-2012.
Colom, un ingeniero industrial de 56 años, asegura que con el apoyo que ha conseguido durante su campaña para la segunda vuelta, le sacará más de 300 mil votos de ventaja a su rival.
Pero Pérez Molina, un general retirado de 58 años, también vaticina su victoria sobre el socialdemócrata con más de un 4%.
En los mítines proselitistas que han realizado en el interior del país, ambos candidatos se acusan mutuamente de ser víctimas de “campañas negras” y se hacen señalamientos para perjudicar la imagen del contrario.
Colom hace referencia al pasado de Pérez Molina en el Ejército y manifiesta que Guatemala ya está cansada de la “mano dura” de los militares, mientras que el general retirado le recrimina a su rival los actos de corrupción y su debilidad para aplicar la justicia en caso de que gane la presidencia.
Ver comentarios