Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



NACIONALES


Canadienses temen timos desde Costa Rica

Carolina Acuña [email protected] | Miércoles 04 mayo, 2011



Fundación que opera desde el país podría haber captado hasta $65 millones de cerca de mil extranjeros
Canadienses temen timos desde Costa Rica
Autoridades nacionales desconocen el caso

Un grupo de inversionistas de Canadá, de las provincias de Quebec y Alberta, manifestaron el temor de perder su dinero tras el trato con Voyageur Foundation, un “club de inversión” que al parecer es liderado desde Costa Rica por el canadiense Philip Jarman.
Varias publicaciones de The Gazette, un periódico de Montreal, señalan que alrededor de mil canadienses no saben qué pasará con los cerca de $65 millones en inversiones que realizaron a través de este club, cuyos pagos han mostrado problemas desde el año pasado.
Por ello, la Autoridad Reguladora de Entidades Financieras de Quebec (AMF, siglas en francés,) envió el 2 de marzo una orden de cese de transacciones referente a la fundación Voyageur y a Philip Jarman, Yves Godin, Gérard Reid y Claude Tremblay, presuntos implicados.
Esta fundación se publicitaba desde un sitio registrado en Costa Rica www.voyageurfoundation.co.cr, el cual actualmente está bloqueado, debido a la orden de la AMF.
Voyageur se presenta como un club con una cuota anual de $2 mil, daba acceso a privilegiadas opciones de inversión con retornos promedio de 20% anual, según The Gazette. La AMF está preocupada porque en la página web de la fundación se consignó que los inversionistas no recuperarán nada de lo adeudado a partir de enero de 2010.
En Costa Rica, oficialmente no se sabe nada. Ni la sección de fraudes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), ni la Superintendencia General de Valores han sido alertados.
Asimismo, un equipo de LA REPUBLICA se trasladó a la dirección física de la fundación en Plaza Mayor, Rohrmoser, y tras la visita al lugar no encontró el local ni nadie mencionó conocer la empresa. “Tengo cinco años trabajando aquí y nunca había visto esa compañía”, dijo uno de los oficiales de seguridad.
Entre las personas mencionadas por The Gazette como parte del personal de Voyageur está Angela Jarman, quien según la página web www.treeoflifelearning.com ostenta el cargo de coordinadora logística interna, de una escuela, en Santa Ana.
Al consultarle a Cristian White, director administrativo del centro, aseguró a LA REPUBLICA vía telefónica que ella no trabajaba allí aunque manifestó desconocer quienes son los dueños de la entidad educativa.
Las indagaciones realizadas por este medio tampoco encontraron a Voyageur Foundation como una sociedad registrada, pero sí encontró nombres como Red House Developments Incorporated, entidad donde según la AMF se invertían parte de los fondos de Voyageur y es parcialmente responsable de la imposibilidad de pago.
Según los datos de AMF, The Gazette e investigaciones propias, Jarman es un piloto canadiense retirado que vino a Costa Rica en 1997.
Al parecer Jarman no solo mantiene este negocio sino también uno de alquiler de helicópteros llamado Mosquito en Rohrmoser (según su página web), pero este tampoco pudo ser localizado.
En Canadá, la AMF busca que más inversionistas se acerquen para conocer detalles, entre ellos la presunta búsqueda de inversionistas por parte de Voyageur para $1,5 millones en nuevas inversiones en concesiones mineras, según se expresa en el comunicado disponible en inglés en: www.lautorite.qc.ca/files/pdf/salle-de-presse/communiques/2011/com02mars2011-interdiction-voyageur-ang.pdf

Carolina Acuña
[email protected]