Enviar
Campesinos cierran filas por Morales

Seguidores del presidente boliviano no logran concentración esperada


Sucre, Bolivia
EFE

Más de diez mil campesinos reunidos ayer en Sucre cerraron filas para defender a su presidente indio Evo Morales, pero estuvieron lejos de los cien mil que pretendían congregar en esta ciudad convertida en feudo de opositores.
Campesinos e indígenas de varias regiones del país y dirigentes de las juntas vecinales de El Alto, el mayor fortín de Morales, se reunieron en el estadio Patria de Sucre, ocupado en poco más de un tercio de su capacidad para 32 mil personas.
El máximo dirigente de la Confederación de Campesinos de Bolivia, el oficialista Isaac Ávalos, justificó la ausencia de más indígenas afirmando que, por falta de transporte hasta esta ciudad sureña, otros miles se quedaron en sus distritos.
Antes de la inauguración de la denominada “Cumbre Social”, que todavía continúa, los campesinos marcharon por las calles de la pequeña ciudad que durante 25 días fue escenario diario de protestas contra el gobierno y la Asamblea, ante la indiferencia mayoritaria de la población urbana.
Aunque también hubo aislados aplausos que buscaban eliminar la tensión que surgió por los anuncios de una presencia de multitudes indígenas que finalmente no se concretó.
Ávalos dijo que la reunión de Sucre muestra al sector “unido y firme” para defender la Asamblea y la Constitución que están redactando con el gobierno frente a sectores conservadores.
El encuentro de ayer se realiza luego de varias semanas de protestas contra el gobierno de Morales que incluyeron paros regionales y judiciales, huelgas de hambre, pedidos de renuncia al gobernante y disturbios en Sucre, que tiene una pelea con La Paz por detentar la capital plena del país.
“Tenemos un presidente, pero no lo quieren (los de la derecha) porque es indio. Si tuviera corbata, ellos estarían contentos. Ya estamos cansado de esto, porque el presidente está cambiando económica y políticamente el país”, declaró Ávalos.
“Vamos a defender los cambios unidos y entre todos al presidente Evo Morales porque es nuestro presidente. Es nuestro indio”, afirmó al convocar a los campesinos a ser los garantes de la continuidad de la Asamblea, con la que el presidente quiere “refundar” Bolivia.
El dirigente de los colonizadores Fidel Surco se hizo eco de las denuncias de Morales sobre la supuesta conspiración en su contra organizada por la embajada de Estados Unidos ratificando que financia a “oligarcas fascistas” que atacaron al gobierno.
Los dirigentes lanzaron advertencias contra los grupos de derecha, a los que también acusan de conspirar contra el gobierno, y aseguraron que van a “arremeter” contra ellos si quieren paralizar el proceso constituyente que lidera Morales para transformar el país.
El cierre de la Asamblea, que se mantendrá oficialmente por un mes más y cuyo futuro es incierto por trece meses improductivos en los que no se redactó ni una línea de la nueva Carta Magna, fue precipitado por los disturbios en Sucre.
Ver comentarios