Campeón con apuros
Philipp Lahm levanta el primer trofeo del Bayern Múnich, de Pep Guardiola. ODD ANDERSEN-AFP/La República
Enviar

Campeón con apuros

El Bayern alza en Praga una Supercopa para el recuerdo ante el Chelsea

Javi Martínez, al que Josep Guardiola solo otorgó unos pocos minutos de juego, dio el empate al Bayern de Múnich en el último suspiro de la prórroga y permitió a los bávaros vencer en la tanda de penaltis.
Cuando el Chelsea se frotaba las manos tras lo que parecía una trabajada victoria en la prórroga, apareció el jugador español y echó todo por tierra.
Al margen del resultado, el Chelsea de Jose Mourinho y el Bayern de Josep Guardiola escenificaron una final para el recuerdo, llena de detalles tácticos, y donde se ve la mano de Pep, si bien el equipo perdió algo de mordiente durante muchos tramos del encuentro.
La primera parte fue intensa, con un Bayern que tocó más de lo necesario, aunque con mucha calidad, marca “Guardiola”. Sin esos destellos electrizantes de la pasada temporada.
En las botas de un trabajador Franck Ribéry estuvo el gol de los bávaros en el minuto 6, y luego en otras tres ocasiones, en una de las cuales tuvo que lucirse Petr Cech cuando se cantaba gol.
Tras la ocasión desperdiciada por Ribéry, el que no perdonó fue Fernando Torres, que al poco tiempo adelantó a los suyos tras una internada de Schürrle.
El Chelsea supo materializar una de sus contadas oportunidades, aunque pudo aumentar su ventaja en un contragolpe en superioridad numérica, si bien Schürrle optó por un disparo por encima del larguero.
Nada más reanudarse el segundo tiempo, un enchufado Bayern consiguió empatar, mediante un golazo de Ribéry con la derecha desde fuera del área.
Javi Martínez entró por Rafinha, tomó la posición de pivote defensivo de Lahm, que volvió a su posición natural de lateral derecho, y el Bayern empezó a empujar y metió al Chelsea en su área.
Fueron momentos de gran tensión para los Blues, que solo lograron zafarse pasados diez minutos, gracias al empeño de David Luiz, que volvió a tirar del equipo.
Y a punto estuvo la delantera azul de aprovechar el inoportuno resbalón de Dante, ya que Torres le quitó la pelota y encaró el área pequeña, pasó a Oscar y este disparó al defensa; Lampard tomó el rechazo y disparó por encima.
Hazard desperdició una buena ocasión en el minuto 67, cuando era el Chelsea el que comenzaba a apretar.
A esas alturas del partido, este comenzó a ser de ida y vuelta, con los dos equipos lanzados por la victoria.
Un cabezazo de David Luiz en un libre indirecto lanzado por Lampard fue atajado por Neuer de manera espectacular. Y, al rato, el brasileño Ramires fue expulsado tras una dura entrada a Götze.
Cuando empezó la prórroga, Hazard se inventó una jugada, a pase de David Luiz, regateó a dos defensas y no dio opciones a Neuer. Un gol de factura muy parecida al de Ribéry.
Guardiola sacó a Robben, muy poco inspirado, y metió al suizo Shaqiri.
Pero el Chelsea con diez se defendía bien, y conseguía cerrar las líneas mejor, y Cech no tenía apenas que emplearse, aunque se jugaba en una sola dirección.
En la reanudación de la prórroga, Cech salvó a los suyos dos veces en un minuto de sendos goles cantados. Y Shaqiri disparó a los pies del defensa, en el minuto 113, cuando tenía la portería sola para él.
Ante los apuros de su equipo, Mou movió sus fichas, dando entrada a John Terry por el goleador Hazard.
Una falta de Ashley Cole al borde del área fue ejecutada por Ribéry, y Cech volvió a lucirse.
A estas alturas, era sin duda el mejor de su equipo, pero fueron los penaltis los que decidieron la final. El fallo del belga Romelu Lukaku desde los 11 metros le dio el título al Bayern.

Praga/EFE

Ver comentarios