Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Campaña mejoró salarios mínimos

Carolina Acuña [email protected] | Viernes 31 mayo, 2013

“Ante los buenos resultados de la Campaña, hay una propuesta para el re lanzamiento de la campaña y lograr así la sostenibilidad de un proyecto que cree conciencia en los ciudadanos en cuanto al cumplimiento de sus derechos” comentó Olman Segura, ministro de trabajo.



Campaña mejoró salarios mínimos

La probabilidad de ser penalizadas ante el incumplimiento del pago de salario mínimo podría impulsar a las empresas al cumplimiento de la normativa salarial y evitarse con ello el estigma social por la falta de apego a la ley.
A pesar de la importancia en cuanto al cumplimiento de la legislación del salario mínimo, existen pocos estudios que evidencien el impacto del incumplimiento sobre el resultado del mercado laboral en las economías en desarrollo.
Ante este fallo, se inició en agosto 2010 la Campaña Nacional de Salarios Mínimos, siendo la primera vez que un gobierno latinoamericano pone en marcha  un plan integral para reducir el incumplimiento de este derecho laboral.
De este modo, con el apoyo de una amplia campaña publicitaria, acceso a un centro de llamadas para atención a denuncias (800-Trabajo) y un incremento en el número de inspecciones a los lugares de trabajo, se logró un mayor cumplimiento de la normativa salarial en el sector privado.
Tras la Campaña, los salarios promedio de los que ganaban menos salario mínimo en 2010 aumentaron un 10% más que los salarios de los que habían estado ganando más del salario mínimo. 
Las mujeres, jóvenes y aquellos con menor nivel educativo resultaron los más beneficiados, alcanzando mayores aumentos en los salarios promedios.
De este modo, la campaña mediática creó conciencia sobre la importancia del cumplimiento de los derechos laborales entre empleados y empleadores, evidenciando la importancia del salario mínimo como un elemento de protección social. 
“Se debe promover el “autocumplimiento”, es decir la organización entre los trabajadores, de modo que estos conozcan sus derechos y puedan organizarse” comentó Juan Diego Trejos, Investigar IICE.
Con el primer año de la campaña, se registraron casi 78 mil llamadas de las cuales, un 8% hacían referencia al incumplimiento del salario mínimo.
“La campaña logra disminuir la brecha de desigualdad salarial además de una distribución poco más equitativa de la riqueza. En cuanto a la estructura, se evidencia la necesidad de una menos compleja –la actual presenta 23 categorías salariales- y que nos permita un nuevo esquema donde se incorpore espacios suficientes para considerar un ascenso a aquellos que cuentan con más condiciones de estudio”, comentó Olman Segura, ministro de trabajo.
La Campaña se planteó en un contexto de crisis económica en el país, por lo que enfrentó el descontento y la oposición de muchos del sector privado, quienes estimaron un incremento en el desempleo, sin embargo, los resultados evidenciaron lo contrario.
La necesidad de un ajuste en el cumplimiento de la normativa laboral, también obtuvo notoriedad ante a las negociaciones del CAFTA-DR, donde los representantes de las intereses de los trabajadores estadounidenses habían sostenido durante mucho tiempo que el incumplimiento de la normativa laboral estaba muy extendido en América Central.

Gabriela Vargas
[email protected]