Enviar
Para los comicios de 2010 el Tribunal de Elecciones volverá a recurrir al desembolso de dinero para auxiliares de mesas
Campaña reabre disputa por pago a delegados electorales
Diversos sectores y partidos se oponen a pagar a colaboradores asegurando que representa un peligro

En la cuenta regresiva para las elecciones nacionales el país estará mañana a seis meses exactos de su celebración, pero conforme va calentando la campaña también surgen las desavenencias entre los partidos y el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).
La cercanía de los comicios volvió a abrir el debate sobre el pago que el Tribunal haría a los delegados electorales que reclute para la fiscalización del proceso el propio día de la elección del 7 de febrero.
Esta semana alrededor de 100 delegados que durante los últimos años venían desarrollando esta labor de manera ad honórem, decidieron renunciar a prestar esa colaboración, tal y como lo dio a conocer ayer LA REPUBLICA.
Estos funcionarios, cuya colaboración con el Tribunal era ya tradicional, ya no daban abasto para la cobertura de todo el proceso, por lo que en los comicios anteriores el órgano electoral decidió contratar otro grupo de ayudantes a quienes sí se les ofreció un pago.
No obstante, el grupo que presentó la renuncia considera inadecuado que estos pagos se efectúen pues además del costo económico que representa para el país, este desembolso también significará “un peligro en la transparencia de los comicios”.
Asimismo los delegados que dimitieron recientemente cuestionaron al TSE por supuestamente no fortalecer los procesos de capacitación desde que se recurrió a estos pagos.
“Solapadamente se está tomando el control de las juntas receptoras de votación, el cual siempre estuvo en manos de ciudadanos desinteresados de los distintos partidos políticos en contienda”, adujo Hernán Araya, uno de los delegados por San José que presentó su renuncia.
Sin embargo, la posición del órgano electoral es diferente. Allí consideran que la transparencia del proceso no se ve afectada por los pagos a ayudantes.
“Esto no pone en entredicho la transparencia de las elecciones; por el contrario, ha quedado demostrado que aporta transparencia y agilidad al proceso, prueba de ello es que en la realización del referéndum sobre el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta) donde tuvimos a cerca de 12 mil delegados, casi no tuvimos denuncias por anomalías”, dijo Héctor Fernández, director de Programas del TSE.
Tanto para las elecciones de 2006 como para el referéndum sobre el Cafta en 2007, el Tribunal pagó a cada uno de los 13 mil delegados ¢30 mil, lo que representó un desembolso total de ¢390 millones.
“Es una suma significativa, no es un pago, es para que estas personas se costeen los viáticos”, agregó Fernández.
El máximo órgano electoral tiene previsto para los comicios de 2010 reclutar a 14 mil delegados, es decir dos por cada junta receptora de votos. En esta oportunidad a cada uno se le darán ¢40 mil.
Aunque este pago quedó avalado en el nuevo Código Electoral que los diputados aprobaron recientemente, los partidos políticos están exigiendo al TSE que no contemple “la contratación” y los montos de desembolso con “tanta antelación”.
“El Tribunal debería esperar a ver cómo se comporta el reclutamiento”, dijo Fernando Sánchez, diputado del PLN.
En ese mismo sentido coincidió Sergio Alfaro, diputado de Acción Ciudadana, quien aseguró que “claro que es un peligro que haya plata de por medio, esto no debe ser así y estamos en total oposición.

Carlos J. Mora
[email protected]
Ver comentarios