Enviar
Republicanos acuden a acusaciones para tratar de mejorar en las encuestas
Campaña en EE.UU. sube de tono

Demócratas critican que el oficialismo en lugar de soluciones, ofrecen política barriobajera y ataques falsos

Washington
EFE

A poco menos de un mes para los comicios en Estados Unidos, la campaña sube de tono.
Los intentos republicanos de hacer ver que el candidato demócrata Barack Obama “mantiene relaciones amistosas con terroristas” fue el detonante de la crispación de la campaña electoral que parece entrar ya en una fase de guerra sin cuartel.
El cambio de estrategia del partido oficialista pretende girar el resultado de los sondeos que indican que los demócratas despegan en algunos de los estados clave, lo que podría explicar, según los analistas, las últimas acusaciones inmediatamente tachadas de falsas por la campaña demócrata vertidas contra Obama por Sarah Palin, candidata republicana a la presidencia.
Como telón de fondo cabe destacar que incluso Karl Rove, el arquitecto de las dos últimas victorias de George W. Bush, dice en su página de Internet que “si las elecciones fueran hoy, Obama tendría 273 votos electorales”, es decir, tres más de lo
s necesarios para hacerse con el Colegio Electoral, y ganaría a John McCain.
Pero, según Rove, esta campaña es “susceptible a cambios rápidos” por lo que “no es posible hacer predicciones”.
Lo que sí creen que es posible es forzar los “cambios rápidos” y eso es lo que parece que quiso Palin, quien en un mitin el sábado, intentó relacionar a Obama con el fundador de un grupo radical que atentó en los años 60 contra el Pentágono y el Capitolio.
”Nuestro rival considera a EE.UU. tan imperfecto que mantiene contactos con terroristas que atentarían contra su propio país”, dijo ayer Palin.
La Gobernadora de Alaska basó su comentario en un artículo de The New York Times sobre Bill Ayers, fundador del grupo radical Weatherman.
El diario señala que Ayers, actualmente profesor universitario, coincidió con Obama en Chicago en algunas reuniones sobre la reforma educativa en los años noventa y “sus caminos se han cruzado esporádicamente desde entonces”, entre otras cosas porque viven en el mismo vecindario.
Aunque el diario también indica que la relación entre ambos “no parecen haber sido estrecha y tampoco Obama expresó nunca su simpatía por los radicales puntos de vista y las acciones de Ayers”, Palin los relacionó y cuestionó el patriotismo de Obama.
Las acusaciones fueron inmediatamente rechazadas por la campaña de Obama como falsas y fruto de “política barriobajera”.
Un portavoz de la campaña demócrata, Hari Sevugan, indicó en un comunicado que el equipo de McCain “en lugar de ofrecer soluciones” ha llevado “su desacreditada y deshonrosa campaña un paso más allá” para lanzar “más ataques personales contra el senador Obama”.
”En lugar de soluciones, ofrecen política barriobajera y ataques falsos”, agrega.
Según el Washington Post, con el aumento de Obama en las encuestas y la situación financiera que afronta el país, la campaña de McCain ha decidido desviar la atención de la economía y centrarse en atacar a su oponente político.
Los republicanos insisten en que “quedan 30 días hasta las elecciones y hay un montón de preguntas sin respuesta sobre el senador Obama”, y así lo dijo hoy Brian Rogers, portavoz de la campaña de McCain, a la cadena de televisión CNN.
A los demócratas, por su parte, no les interesa que se olvide la crisis y a partir de mañana las cadenas de televisión comenzarán a emitir un anuncio en el que recuerdan los 750.000 empleos que se han destruido en lo que va de año, la situación del sistema financiero y señalan que la respuesta de McCain “no ha sido clara”.
Con este panorama, dice una voz en off “no es de extrañar que su campaña quiera cambiar el tema”.
”Quiere pasar la página de la crisis financiera difundiendo de manera deshonrosa, ‘agresiones’ deshonestas contra Barack Obama. Con las familias luchando contra la situación económica, no pueden pasar página, y no podemos permitirnos otro presidente que esté fuera de la realidad”, dice el anuncio.
Fuentes de la campaña de McCain dijeron al diario The Politico que es probable que la nueva ofensiva se centre en el caso Ayers y el empresario Anthony Rezko, uno de los primeros patrocinadores de Obama, acusado de fraude.
Tucker Bounds, portavoz de la campaña de McCain, insistió en unas declaraciones a la cadena Fox en lo mismo: “hay ciertos vínculos que son importante que Barack Obama aclare como candidato a la presidencia”.

Ver comentarios