Enviar
  • TSE califica de “inaceptables” y “regresivas” propuestas del PLN

Camino despejado para rebaja de deuda política

  • Reunión hoy entre partidos políticos en el Congreso

201309180957021.elecciones-camp..jpg
La rebaja de la deuda política en más de ¢20 mil millones, quedó ayer con el camino despejado de cara a la reunión que sostendrán hoy los partidos políticos en la Asamblea Legislativa.

Esto, porque el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) solo le dio el aval a esta reforma electoral, al considerar que las otras propuestas sobre la mesa son “inaceptables” y “regresivas”.

De acuerdo con la ley, cualquier cambio en las reglas del juego que se haga durante setiembre previo a las elecciones nacionales, debe contar necesariamente con el respaldo del TSE.

Así las cosas, las condiciones propuestas por el Partido Liberación Nacional (PLN) para reducir la deuda política, son simplemente inaplicables, confirmó Luis Antonio Sobrado, presidente del TSE.

“El TSE considera que es innecesario discutir atropelladamente iniciativas de reforma a la legislación electoral que según ha informado la prensa, proponen mecanismo que, a juicio del organismo electoral resultan inaceptables”, agregó Sobrado.

El magistrado se refería específicamente a la restauración de los certificados partidarios de cesión o bonos de la deuda, así como a la posibilidad de autorizar las donaciones de personas jurídicas.

En las últimas semanas el PLN y el Partido Acción Ciudadana (PAC), han sostenido un pulso a propósito del rebajo de la deuda política.

Los rojiamarillos consideran que el monto de la deuda política no debe superar los ¢23 mil millones, debido al elevado dé cit  scal que superará el 6% de la producción el otro año.

Ante este panorama, han presentado una y otra vez una reforma para rebajar la deuda, no obstante, Liberación Nacional se ha opuesto en el Congreso.

Este lunes, Luis Guillermo Solís, candidato del PAC, retó a su homólogo del PLN Johnny Araya, para que liderara la rebaja de la deuda política en su fracción.

Ante esta situación se acordó el lunes una reunión para este miércoles, en la cual, los verdiblancos pusieron dos condiciones que ayer fueron desechadas por el TSE.

La única condición para que la rebaja de la deuda política pase de ¢43 mil millones a ¢23 mil millones, es que el proyecto se apruebe en dos debates y que sea sancionado por la presidenta Laura Chinchilla antes del 2 de octubre.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios