Camino al consenso
Enviar

De una guerra de todos contra todos no ha de surgir nunca nada bueno y el desgaste para el país puede ser sumamente caro además de llevarnos cuesta abajo


Camino al consenso

Una serie de entrevistas que realizará y publicará este medio a sectores claves del país, es un sano y eficaz ejercicio que puede contribuir al camino de la conciliación que requiere Costa Rica para sanear las finanzas públicas y salir con éxito de la actual coyuntura económica.
La primera de dichas entrevistas, que se publicó ayer, es a Xiomara Rojas, secretaria general del Sindicato Independiente de Trabajadores Estatales Costarricenses.


En sus declaraciones hay coincidencias con el pensamiento de otros sectores y también disidencias con ellos. Lo importante es que todo está fundamentado y no parece ser el producto de una visceral y cerrada posición.
Ante la pregunta de qué hacer para lograr que el gobierno sea eficiente, Rojas plantea una serie de medidas que muchas veces han sido planteadas también por el sector productivo privado.
Sin embargo, en otros casos disiente de algunos razonamientos y fundamenta su posición.
Lo deseable sería, sin duda, que de la misma forma pudieran plantear sus ideas para el saneamiento de las finanzas públicas otros sectores de la población, mediante serenos y maduros análisis en los que se dejaran por fuera las ideas cerradas e inflexibles.
De una guerra de todos contra todos no ha de surgir nunca nada bueno y el desgaste para el país puede ser sumamente caro además de llevarnos cuesta abajo.
Remontar la cima, en cambio, puede hacerse mediante el esfuerzo conjunto. Jalar parejo, como dice el pueblo costarricense.
Estamos en el momento justo para llegar a acuerdos. Los choques y enfrentamientos inflexibles no solo serán improductivos sino que agravarán la situación actual del país.
Pero debemos comprender que ciertos “tumores” que tienen postrada a la nación deben extirparse. El saneamiento en materias de corrupción, evasión fiscal y contrabando facilitaría el acuerdo entre diferentes sectores para llegar a una conciliación, en todo lo demás, carente de mezquindades.
Costa Rica debe ser capaz de echar mano de la madurez de su democracia y ponerla al servicio de unos diálogos sensatos.
A esto LA REPÚBLICA quiere contribuir mediante la serie de entrevistas que ayer comenzamos a publicar.


Ver comentarios