Cambios en FED deterioran confianza estadounidense en bonos
Los bonos del Tesoro estadounidense perdieron un 3,7% ese año en la mayor caída remontándose hasta 1978.
Enviar

Cambios en FED deterioran confianza estadounidense en bonos

Prepárese para un año desastroso en lo que se refiere a los bonos públicos estadounidenses. Es el mensaje que están transmitiendo los pronosticadores en Wall Street.
En tanto la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, se apresta a elevar las tasas de interés en 2015 por primera vez en casi un decenio, los pronosticadores están convencidos de que lo único que pueden hacer los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense es subir.


Sus demandas de rendimientos más altos el año próximo son las más agresivas desde 2009, cuando los títulos de deuda estadounidense sufrieron pérdidas récord, según datos recopilados por Bloomberg.
Entenderlo no fue fácil. Casi todos los que anticiparon una liquidación este año cuando la Fed puso fin a su compra de bonos fueron tomados desprevenidos cuando un crecimiento deslucido del salario en los Estados Unidos y la agitación en los mercados emergentes propulsaron los bonos del Tesoro estadounidense hasta los mayores retornos desde 2011. Ahora, pese a que la perspectiva inflacionaria del mercado de bonos decae, los pronosticadores se aferran a la opinión de que los bonos del Tesoro estadounidense constituyen una propuesta perdedora en tanto la economía se fortalece.
“El año próximo finalmente debería ser el año del punto de ruptura”, dijo Chris Rupkey, economista financiero principal en Bank of Tokyo-Mitsubishi UFJ Ltd.
“El mercado está ignorando la retórica de que Yellen y la Comisión Federal de Mercado Abierto (FOMC) están cada vez más cerca de ajustar. El mercado se equivoca”.
Rupkey, que forma parte de los 74 economistas y estrategos consultados por Bloomberg este mes, tiene una de las proyecciones más altas. Espera, dijo, que los rendimientos a 10 años suban hasta 3,4% a fines de 2015 desde 2,25% la semana pasada.
En enero de este año, Rupkey dijo que los rendimientos llegarían a 3,6% a esta altura.
Si se combinan con las proyecciones de que los rendimientos sobre el pagaré a dos años se duplicarán hasta 1,53% y que los del bono a 30 años subirán 0,89 puntos porcentuales hasta 3,70%, los pronosticadores están siendo bajistas como no lo eran desde el momento en que se adentraban en 2009.
Fue cuando predijeron que los rendimientos sobre el vencimiento de todo tipo de deuda aumentaría más de un punto porcentual en tanto los Estados Unidos, ayudados por las políticas de dinero barato, comenzaban a recuperarse de su peor crisis económica desde la Gran Depresión.
Los bonos del Tesoro estadounidense perdieron 3,7% ese año en la mayor caída remontándose hasta 1978.
Después de haber mal interpretado el rumbo del mercado de bonos estadounidense este año, dado que los rendimientos cayeron y los bonos del Tesoro estadounidense se recuperaron 5,6%, un número cada vez mayor de profesionales financieros está mostrando renovada confianza en que a los bonos del Tesoro estadounidense les espera una liquidación.

Bloomberg


Ver comentarios