Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Cambios para competir

| Jueves 16 octubre, 2008



Cambios para competir


La entrada de multinacionales como consecuencia de la apertura de las telecomunicaciones en el país, es un interesante reto para el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), acostumbrado hasta ahora a brindar sus servicios libre de competencia.
Por un lado, la institución deberá lidiar con aspectos que no puede modificar como por ejemplo las diferencias regulatorias o el cobrar tarifas al costo, entre otras que lo mantendrán en situación de desventaja con respecto a la competencia.
En otros aspectos, como brindar sus instalaciones para que las utilicen las multinacionales, deberá el ICE encontrar el precio justo a cobrar para que resulte conveniente para aquellas sin resultar perjudicado.
También dependerá de políticas que establezca, que pueda obtener en alguno de sus rubros lo necesario para continuar subsidiando, en alguna medida al menos, los sectores de menores ingresos y rurales, para que siga contando el país con esas condiciones, de lo cual extrae beneficios.
No obstante, en otros aspectos la institución deberá con mucha energía, claridad, y sin pérdida de tiempo, llevar a cabo lo necesario para competir bien.
Un cambio de estrategias, así como de mentalidad y actitud en sus funcionarios será indispensable para mejorar su servicio al cliente. Los costarricenses, teniendo otras opciones quizás no querrán perder tiempo escuchando interminables mensajes en las contestadoras y tratarán de encontrar quien les brinde el mejor servicio atendiendo de inmediato y con amabilidad sus llamadas telefónicas y dando respuestas prontas y prácticas a sus reclamos por algún problema con el servicio. Deberá tener claro la institución que un cliente cuando llama lo único que desea es ser atendido de inmediato.
Tendrá también que modernizar procesos con tecnología de punta para lograr esa agilidad que seguramente desplegará la competencia en un afán de capturar cada vez más de una clientela que por el momento es solo del ICE y diseñar modernas estrategias de mercadeo.
Pero todo eso es posible. Es, más bien, un estimulante reto para dar el salto a una mayor eficiencia, a servicio de alta calidad y a la aplicación de la creatividad para lidiar con la sujeción a regulaciones y condiciones que, por ser estatal deberá soportar. Será la hora de convertir las dificultades en oportunidades.