Enviar
Un 80% de sus costos es afectado
Call centers golpeados por tipo de cambio

• Sus operaciones se hacen menos rentables en Costa Rica

Wilmer Murillo
[email protected]  

Los call centers pierden rentabilidad en Costa Rica pues han visto que sus costos de producción vienen creciendo a un ritmo mayor que el de sus ingresos.
Estos centros de llamadas, que emplean a unas 15 mil personas, constituyen una industria de rápido crecimiento y son parte del área de servicios de la economía.
El sector es muy intensivo en el uso de factores de producción nacionales, entre los que destaca la mano de obra, proveedores locales y servicios públicos (entre ellos electricidad, teléfonos y agua).
Sin embargo, los nuevos ajustes sobre el tipo de cambio han llevado al dólar a pegarse al límite inferior, con lo que se aprecia el valor del colón y consecuentemente pierden rentabilidad las inversiones extranjeras en el país.
Se calcula que al menos un 80% de sus costos de producción es afectado por la inflación y el tipo de cambio.
“En el margen, una depreciación del tipo de cambio real aumenta la rentabilidad de estas operaciones, mientras que una apreciación la reduce”, señaló Alberto Franco, economista.
En especial los call centers están perdiendo competitividad de forma rápida, dijo Luis Mesalles, empresario y presidente de la Academia de Centroamérica.
La calidad del recurso humano costarricense es pues el principal valor, sin embargo el país compite con India, Filipinas y Panamá por lo que el factor de costo de mano de obra es crucial.
Según el experto, en tanto que el tipo de cambio no se ha devaluado los salarios en colones vienen ajustándose al nivel de la inflación en colones (cerca del 10%).
“Si las empresas siguen el decreto de salarios mínimos que aumentaron un 10% este año pero en dólares no han tenido el beneficio de la devaluación, ocurre que sus ingresos en dólares no cambian, pero sus costos en colones aumentan”.
“A la hora de pasar todo a colones están perdiendo competitividad de forma rápida”, señaló Mesalles.
“Costa Rica está perdiendo competitividad frente a otros países latinoamericanos como Panamá”, confirmó Harold Fallas, director de Recursos Humanos de Datascension.
El empresario recordó que la materia prima de los call centers es la mano de obra, y la pérdida de competitividad se explica por las cargas sociales y “porque estamos llegando a una maximización del mercado laboral”.
Existe una presión sobre el mercado laboral que ha obligado a subir los salarios. No obstante, con planillas tan grandes y la desaparición de la devaluación de la moneda, estos establecimientos se han visto afectados, dijo Fallas.
Es evidente, sin embargo, que el país está perdiendo condiciones para atraer inversiones de este sector, señaló Fallas, quien recordó que un ejemplo fue la inversión de capital de Hewlett-Packard en Panamá y no en Costa Rica.
Fallas abogó para que el país procure no solamente mantener sino desarrollar estas empresas de servicios que ofrecen flexibilidades para estudiar, trabajos bien remunerados y no contaminan el ambiente.
Datascension, que emplea a 1.300 personas está ubicado en el Mall San Pedro.
La perspectiva de una revaluación del colón nos ha afectado, igual que a cualquier empresa que opera en Costa Rica y maneja dólares, dijo Arturo Barboza, gerente de Relaciones Corporativas de Sykes, call center ubicado en la zona franca Global Park.
Desde 2006 cuando el país pasó a un sistema de bandas, “tomamos medidas que tuvieron un impacto favorable en nuestras finanzas, lo que atenuó sus efectos”, señaló.
Esta situación, la apreciación de la moneda, sin embargo, no solo se está dando en Costa Rica, lo cual ha compensado la pérdida de rentabilidad con respecto a otras naciones latinoamericanas, dijo el gerente de Sykes, con operaciones en 18 países.
Por el momento, Barboza no vislumbra cambios dramáticos. No obstante, planteó que “tenemos que ver hacia el futuro el impacto de esta circunstancia y sus efectos sobre nuestra competitividad”.
Indicó que si el tipo de cambio no sube del límite inferior de la banda cambiaria y si eventualmente la inflación se incrementa, se podrían requerir medidas adicionales para compensar la pérdida de rentabilidad.
La caída en los rendimientos es evidente, coincidió Juan Diego Villegas, gerente general de Language Line, situado en la zona franca metropolitana en Barreal de Heredia.
Indicó que esta empresa da empleo a unos 500 intérpretes y que la menor rentabilidad también se ha hecho evidente para los empleados. “Al haberse detenido la devaluación han mostrado cierta ansiedad e inquietud, puesto que uno de los beneficios que reciben es el pago en dólares”.
No obstante, señaló que no sabemos qué esperar ni de la inflación ni del tipo de cambio, que “es la fortaleza de la oferta de trabajo que trajimos”.
Dijo que Language Line sigue sintiendo que la paga en dólares es lo que más conviene por ahora a los trabajadores. La empresa, que cubre sus facturas por electricidad, agua y otros servicios en colones, cree además, que si la inflación se agudiza y el colón se sigue revaluando enfrentará mayores costos por su operación.


Ver comentarios