Calidad docente bajo la lupa
“Tenemos planes de capacitación que no obedecen a las pruebas de diagnóstico y bachillerato”, dijo Patricia Badilla, directora del Instituto de Desarrollo Profesional Uladislao Gámez. Esteban Monge/La República
Enviar

Nuevo plan incluirá universidades en actualización profesional 

Calidad docente bajo la lupa

Informe revelará cuál es el estado en la formación de profesores

El conocimiento que tienen los docentes sobre la materia que imparten y sus deficiencias quedarán a la luz en una serie de diagnósticos que se comenzarán a aplicar como parte de un proceso de formación continua.

201409150027260.n33.jpg
Aplicar un cuestionario electrónico en el que los docentes muestren sus capacidades, es una de las ideas para implementar la propuesta que llegará el próximo año a manos de Sonia Marta Mora, ministra de Educación Pública.

“Podemos aplicar instrumentos que nos permitan diagnosticar a los docentes en determinadas áreas; puede ser una especie de test o un taller focal. Los instrumentos en línea no son caros y serían representativos para identificar necesidades de capacitación”, comentó Patricia Badilla, directora del Instituto de Desarrollo Profesional Uladislao Gámez.
El plan de capacitación incluiría las cuatro universidades públicas. En este momento existen reuniones con el Consejo Nacional de Rectores.
“Lo que tenemos hoy es una capacitación dispersa. No es que el Plan 200 no sirva, pero tiene que ser evaluado, yo no estoy cuestionando el convenio, sino la metodología, hay que aprovechar el potencial de las universidades y en seis años de aplicación no se ha evaluado”, añadió Badilla.
De momento, se prepara un informe que será presentado dentro de tres semanas sobre los vacíos en la formación docente. No obstante, el adelanto es que hay deficiencias en todas las asignaturas.
“Tenemos planes de capacitación que no obedecen a pruebas de diagnóstico y hay que saber qué conocimiento demandan los docentes y desarrollar estrategias para llenar esas deficiencias”, dijo Badilla.
Las pruebas de diagnóstico, que sustituyeron a los exámenes de noveno año y sexto grado, se realizan para señalar las áreas en que fallan los estudiantes, pero nunca se han usado como insumo de capacitación docente.
“Estamos desaprovechando el insumo que las pruebas de diagnóstico nos dan y las de bachillerato, porque son para detectar deficiencias y desarrollar estrategias de atención a esas áreas deficitarias”, recalcó Badilla.
Como parte de la iniciativa, se pretende aprovechar las pizarras electrónicas, las videoconferencias y las computadoras para ofrecer planes de capacitación. Se trata de líneas de acompañamiento que se pueden usar desde la casa.
Actualmente, hay 11 centros de capacitación en las direcciones regionales y el año entrante se extenderán al resto, mediante la formación virtual.
La capacitación continua no solo implica recibir una actualización, sino pasar por una revisión constante de lo aprendido en esos cursos, así como la asignación de tareas.
“No existen planes de formación, primero se necesita un diagnóstico. ¿Qué conocimientos necesita un profesor de estudios sociales hoy? ¿Qué competencias debe tener?”, manifestó Badilla.

María Siu Lanzas
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios