Calentamiento pierde importancia
Enviar
Calentamiento pierde importancia

La preocupación por el calentamiento global está perdiendo prioridad en la agenda política debido a la crisis de la deuda europea y la caída de la actividad económica en los Estados Unidos, lo que reduce las posibilidades de llegar a un acuerdo para limitar el cambio climático esta semana.
“La amenaza de un agravamiento de la situación económica es la figura fantasmal en la ventana de todos”, señaló Edward Cameron del World Resources Institute de Washington en una entrevista, en tanto los delegados se reunían en Durban, Sudáfrica, para mantener conversaciones en la conferencia de Naciones Unidas sobre cambio climático.

Los enviados de 194 países han acotado sus ambiciones para el encuentro de este año, que concluye el 9 de diciembre. Los dirigentes europeos tienen previsto reunirse ese mismo día en Bruselas para analizar un rescate de $270.000 millones para las naciones endeudadas.
El presidente Barack Obama conversará esta semana con el primer ministro canadiense, Stephen Harper, para tratar “cuestiones mundiales”, según la Casa Blanca.
Los científicos han destacado la urgencia de sus advertencias en momentos en que niveles récord de gases que atrapan el calor en la atmósfera el año pasado aceleraron el derretimiento de los casquetes polares y elevaron el nivel de los mares.
Los países en desarrollo más expuestos al cambio climático están alarmados de que las naciones ricas estén distraídas cuando los límites a las emisiones de gases de efecto invernadero del Protocolo de Kyoto ingresan en su último año de vigencia.
“La crisis crediticia de Europa no debería utilizarse como excusa para no hacer aportes al financiamiento del clima”, dijo en una entrevista Dessima Williams, embajadora de Granada ante la ONU, que habla en nombre de la Alianza de Pequeños Estados Insulares conformada por 42 miembros. “El cambio climático y la crisis financiera tienen su origen en el mundo industrializado”.
Las conversaciones de Durban están trabadas en el tema de cómo prolongar la vigencia de Kyoto, que se negoció en 1997 y sigue siendo el único tratado internacional que establece cómo limitar las emisiones de los combustibles fósiles a los que se les atribuye la responsabilidad del cambio climático.
Las normas de Kyoto contribuyeron a fomentar la comercialización de créditos de carbono y crearon el Mecanismo de Desarrollo Limpio, que permitió generar $26.500 millones de créditos y la comercialización secundaria de $68.200 millones, lo que representa el 18% del mercado del carbono desde 2005, según los datos del Banco Mundial.
Los precios del carbono cayeron en las últimas semanas en parte debido al temor de que no se prorrogue los límites a las emisiones que establece Kyoto.

Bloomberg


Ver comentarios