Enviar
Jueces sentenciaron a cinco años a ex presidente por caso Caja-Fischel
Tribunal condenó a Calderón por peculado
• Ex mandatario renunció ayer a postularse como candidato presidencial para los comicios de 2010
• Tras la lectura completa del fallo el próximo 3 de noviembre, ex gobernante apelará a la Sala Tercera y elevaría el caso a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos


Carlos J. Mora y Natasha Cambronero
[email protected]
[email protected]

La intensa lluvia que caía ayer sobre el Valle Central recibió a los ocho imputados del caso Caja - Fischel en los Tribunales del Segundo Circuito Judicial de San José.
La entrada estuvo desde horas de la mañana abarrotada por medios de comunicación y más de un centenar de seguidores del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), quienes recibieron en algunas ocasiones con insultos y otras con elogios a cada uno de los hoy sentenciados.
Pocos minutos después de las 2 p.m. la seguridad se tuvo que reforzar pues el principal acusado estaba por llegar. A las 2.15 p.m. arribó a los Tribunales de Justicia Rafael Angel Calderón, ex presidente de la República, en compañía de su esposa Gloria Bejarano y tres de sus hijos.
La llegada de cada uno de los imputados estuvo marcada por el optimismo; sin embargo, minutos después, cuando el juez Alejandro López iba leyendo la sentencia la realidad para siete de ellos fue otra a la que esperaban.
Por unanimidad los tres jueces a cargo de este caso hallaron culpables a Calderón y otros seis imputados.
En el caso del ex mandatario, el Tribunal lo encontró culpable de dos delitos de peculado, por lo que le impuso cinco años de cárcel.
Con esta pena se castigó a Eliseo Vargas, ex presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) por cometer los mismos delitos que Calderón.
Mientras que para Walter Reiche, ex presidente de Corporación Fischel, por este mismo delito se le impusieron cuatro años, única pena que coincidió con lo solicitado por la Fiscalía.
Quien sí salió bien librado de los cargos que se le achacaban fue Olman Valverde, ex gerente financiero de Fischel, a quien se le absolvió de dos delitos de peculado al no existir pruebas contundentes en su contra.
Pese a que no fue una declaración bajo juramento, la intervención de Reiche inclinó la balanza a favor del Ministerio Público y fue lo que pesó para que los jueces fallaran de tal modo.
Ninguno de los sentenciados cumplirá prisión preventiva mientras queda en firme la sentencia. Esto porque durante el proceso no hay “indicio razonable de peligro de fuga de su parte”, dijo Alejandro López, juez del caso.
Los argumentos de los jueces para sostener su sentencia fueron que la empresa finlandesa Instrumetarium Medical pagó comisiones a Calderón, Eliseo Vargas y Gerardo Bolaños.
“Se probó el pago de comisiones las cuales al final las pagaron todos los costarricenses”, dijo Teresita Rodríguez, jueza presidenta del caso.
Durante su lectura de argumentos, Rodríguez sentó responsabilidades en el PUSC.
“Parte de una cúpula —el PUSC— se organizó en puestos ejecutivos estratégicos para que las condiciones se dieran para el recibo de las comisiones y esto va en contra de la ética y probidad con que debe funcionar un partido político”.
En cuanto a la participación del Gobierno de Finlandia en la cesión del crédito, los jueces concluyeron que no hubo participación alguna sobre lo sucedido.
“Es verdad y se demostró con pruebas que el crédito fue en condiciones de pago nobles y favorables. La tasa de interés es cero, con tres años de gracia y diez años para pagarlo. Debemos estar agradecidos con Finlandia”, concluyó la jueza.
Tras la conclusión de la lectura la atención se centró principalmente sobre Rafael Angel Calderón, sus familiares, sus abogados y las autoridades del PUSC.
Una vez finalizado el juicio la prensa abordó a Calderón, quien de primera entrada aseguró sentirse sorprendido tras el fallo y declinó aspirar nuevamente a la Presidencia de la República en los comicios de febrero de 2010.
“No me siento con la autoridad moral para pedirles el voto a los costarricenses”, argumentó Calderón, a pesar de que los jueces no lo inhabilitaron para ostentar un puesto de elección popular, contrario a Vargas, Bolaños y Sánchez
La lectura completa de la sentencia, así como entrada en firme quedó prevista para el 3 de noviembre a las 4 p.m. Al respecto Calderón aseguró que posteriormente apelará ante la Sala Tercera y que eventualmente recurriría a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos.
Por su parte, en el PUSC se celebraría una asamblea nacional de la agrupación el próximo 17 de octubre para determinar su futuro y elegir cuál será su ficha presidencial para las elecciones, confirmó Luis Fishman, presidente de la agrupación.
Quien sí se mantendrá en la contienda electoral será Gloria Bejarano, esposa del ex gobernante. La ex primera dama confirmó que no declinará a su candidatura como diputada por el primer lugar de San José.

Ver comentarios